febrero 22, 2010

A Ovarios de Acero


Conocer, para mí, a esa mujer que tiene Ovarios de Acero, es llegar hasta las virtudes menos imaginables del ser humano.

A la fuerza mayoritaria de una calidad de carácter que muy pocas tenemos en nuestro diario vivir.

Ser candorosa, amiga, madre, esposa y excelente profesional…

¿Qué significa esto? Tener no solo Ovarios de Acero, sino Nervios de Acero. Sigamos los pasos a estas titanas en mutua comunicación; imponentes, pero no prepotentes.

No te des por vencida, mujer de este milenio, las derrotas no existen, solo el triunfo y el éxito.

¡Síganme las buenas! ¡Te reto!

No hay comentarios: