febrero 21, 2010

Hastío



Desperté esta mañana
a mi lado te vi,
qué tristeza tan inmensa
no te reconocí.

Tantos años a tu lado
y tanto que te di,
te di mi vida, mi juventud
mis sueños, mis esperanzas,
todo de mí.

¿Y que hiciste con todo?
lo destruiste poco a poco
ya nada queda esposo,
solo un gran hastío
y una terrible decepción.

Una carga muy pesada
que mi espalda ya no aguanta,
ni en nombre del amor
ni en nombre de nada.

Pediste oportunidades
y todas te las concedí,
¿que hiciste con ellas?
ya no importa, ya todo perdí.

Ya no tengo ilusión
de la esperanza no sé,
y todos los sueños
se perdieron en el ayer.

El hoy es simplemente
para tratar de lograr,
no pensar en que mañana
será otro día igual,
sin nada que recibir
y mucho menos para dar.

Me dijo aquel día el cura
que esto era para siempre,
pero olvidó decirme
del hastío que se siente,
cuando quien está a tu lado
te falla, y te falla siempre.

Estoy cansada, ¡no puedo más!
tus promesas no me mueven ya
restarte mérito no quiero
sé que tuviste la intención
pero solo en eso se quedó.

Si en realidad me amas, lo siento
porque mi amor se acabó,
y de eso hace tiempo.

Necesito recobrar mi vida
tomar la rienda,
reencontrar el camino
y buscar mi destino.

Te deseo buena suerte
buena vida y salud,
se valiente y aprende
esta lección de vida,
porque el amor que no se cuida
desaparece y se olvida.

Tal vez yo no encuentre la felicidad
pero tendré la paz,
por tanto tiempo esperada
y quien sabe en el camino,
encuentre nuevamente el amor
y sean los años otoñales
de mi vida lo mejor.

Y no puedo despedirme
sin antes agradecerte
los dos hijos que me distes.
Son tu obra suprema y lo mejor de mi vida,
a pesar de todo el dolor y las decepciones vividas
por ellos siempre te estaré agradecida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu escrito poético HASTIO, según yo lo entiendo, es más bien una carta de despedida en la que delineas una crónica de eventos los cuales al ir pasandote han provocado en tí una crisis emocional. Esta te lleva a tomar una final desición,la cual yo percibo como un acto de valentía. El pasar del tiempo implícito en tu escrito ilustra el elemento de riesgo que tomas a raíz de la desición de rescatar lo que te queda de vida. Me imagino que además de la posible realización de un amor otoñal habrán otros logros que podrás conseguir y que te compensarán por lo que has perdido. COLINAZO:¡No hay mal que por bien no venga! Suena egoísta, pero optimista.

Ecos del corazón dijo...

Gracias Colinazo. Tus comentarios siempre me edifican, Escribe tu. Se que tienes mucho para dar. Cariños. Ecos