febrero 15, 2010

Incondicional



¿Qué eres gay hija mía?
Y eso, ¿que puede cambiar?
Entre tú y yo, ¡nada!
mi amor es incondicional.
No temas vida mía,
juntas lo hemos de afrontar.

¿Qué me duele? ¡Tú lo sabes!
¿Y que me preocupa? ¡Mucho más!
Pero no por la razones,
que puedes tu pensar.

Me duele porque sé,
que tu vida muy dura será.
Porque de las miradas insanas
y de la maldad humana,
de esas no te puedo salvar.

Porque en su ignorancia atacan
lo que no pueden comprender.
Porque su intolerancia
no les permite ver.

Me duele no poder protegerte,
no poder evitarte el dolor.
Porque por más que lo intente,
de eso no tengo el control.

Pero ten claro, hija mía
y con tu frente en alto camina,
porque eres un ser especial.
Una mujer maravillosa
con mucho amor para dar,
y que quien se lo pierde
es quien no te quiera aceptar.

Me siento honrada
de que Dios me escogiera,
para mi vientre prestar
para que llegaras al mundo,
y me dijeras: ¡Mamá!

Y te juro mi vida,
que si volviera a nacer
y me dieran a escoger,
Por nada me perdería
la oportunidad de ser
tu madre otra vez.

¿Qué eres gay hija mía?
Y eso, ¿que puede cambiar?
Entre tú y yo, ¡nada!
Mi amor es incondicional.

Te ama,
        Mamá

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Ecos del Corazon: He estado leyendo tus escritos en verdad que para mi mas que ecos son cantos y pedasos de un corazon. En verdad que eres prolifica y tu sinceridad de expresion hace sentir al lector no intimidado como que esta en completa intimidad contigo. Me encanto "Incondicional" por su sentido de transgresion hacia el establecimiento de la ignorancia y su expresion el perjuicio!Adelante!Coli.

Anónimo dijo...

opino lo mismo, escribes muy lindo :) E.T.