febrero 06, 2010

Oda al Cantón Mall

Tenía que comprar una corbata a mi hijo menor, para una actividad de esas de un solo día. Le comento a una amiga que debo conseguirla y que no la busco cara pues estaba segura que él no la iba a volver a usar jamás. Entonces, ella me propone que fuera al Cantón Mall, pues solo allí la iba a conseguir barata. Le respondo que no sé porque razón el Cantón Mall no me gustaba, que algo había en el ambiente de ese lugar que me ponía triste. Inmediatamente ella, sin pena ni gloria desefundó y dijo: En el Canton Mall, te reconoces...


-“ Te reconoces…”- contestó ella,
de forma apacible, diáfana…
Como quien dice una verdad
harta conocida por todos…

Mas yo, con casi 50 años de batalla
no estaba lista para esa respuesta.
Me sobrepuse como pude,
y apenas en pie…tambaleante…
contesté: -“Bien has dicho…”-
Tomó horas reponerme…
Y cuando ha bien pensé lo había superado,
ya había llegado al lugar: el Cantón…
Tenía que entrar, ya estaba allí.

Busqué como pude en mis recuerdos
todas las justificaciones posibles para envalentarme,
pues no me creía capaz de entrar y salir de ahí,
intacta…, sin un rasguño emocional.

Al comenzar mi camino hacia la puerta
veo el primer capítulo de la obra,
Un paseo peatonal, digno de convertirse
en un escenario sin techo,
donde los personajes mas débiles
hacen las peripecias mas osadas.
No temen a los personajes protegidos en sus armaduras de metal y goma;
los de a pie, critican, miran con coraje
y se lanzan al paseo,
no sé si buscando demostrar
que pasan por la vida conscientes
de que cada momento en esa estrata social
es digna de recibir medallas por supervivencia,
o que ya no aguantan la densidad y buscan
dignificarse aunque sea en la muerte.

La puerta ya estaba cerca…
-“ Te reconoces…”- ella lo había dicho…
Empujé la puerta, como quien no sabe que hay al otro lado,
con cuidado…, y de pronto…lo sentí!
Ese aire denso, cargado de experiencias ,
de gente pobre, humilde y espantosamente conforme.
Miré las caras, y me dí cuenta,
como diría Quino:
“…había que caminar con cuidado,
pues los ánimos andaban por el piso...”
¡Que tristeza se recogía en los rostros!
creo que hasta los niños estaban tristes…
¡yo no era la excepción…!

-“ Te reconoces…”- aún la escuchaba..
Me pregunté si yo pertenecía a ese lugar,
O si solo entraba por el bajar de la montaña rusa económica,
que nos llevaba a todos cuesta abajo...
y a una velocidad
que no encuentras de donde asirte.

¿Pero por qué preocuparme?
¿La fealdad de las personas era vista por mi fealdad?
¿La fealdad que da la pobreza, por no poder repararse un diente?
¿O cubrir el crecimiento del pelo pintado?
¿O porqué la ropa barata, solo le queda bien al tamaño 8 o menos?
¿La fealdad de las personas era vista por mi ignorancia?
Porque he comprado y tengo mis alacenas mentales llenas
de la belleza del colonizador, la belleza de los anuncios,
La belleza que solo promueve la inseguridad
y que a su vez me lleva a comprar, para sentirme segura..
y que para colmo, esa seguridad
no está a la venta en las tiendas del Cantón Mall
¿Dónde la venden? Pregunto…
¡En Plaza…! ¿Cómo osas preguntar?
Entonces…¿qué hago con mi viaje al Cantón?
¡RECONOCERME!

¡Que son mi gente! ¡Que son mi pueblo! ¡Que soy yo!
¡Que yo los amo! ¡Que estoy orgullosos de ellos y de mi!
Que debo ir y hablar con una persona en cada visita,
y buscar que seamos mejores personas antes de salir de allí,
Donde se encuentran, la necesidad y el dolor
Bajo aire acondicionado…


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Acabo de leer por segunda vez "Oda al Canton Mall." Tiene una linea narrativa mas clara y tu auto-realizacion en la porcion final del escrito es mas impactante. No se si tienes el programa computerizado de ortografia en espanol, pero seria bueno que usaras los dos signos de interrogacion y de admiracion. Aunque otros contribuyentes al blog escriban en libre
forma o estilo ortografica cuando uno sabe expresarse siguiendo las normas de ortografia es mejor usarlas para que sirva de referencia docente o ejemplo para otros que quieran mejorar su expresion escrita. Tengo otro libro que te voy a mandar tan pronto lo t6ermine de leer que3 se intitula "Find Your Voice- A Methology for Enhancing Literacy Through Re-Writing and Re-Acting." Gale Noppe-Barndon, la autora, utiliza la metodologia conocida como literacia a traves del teatro para ensenar a sus estudiantes a mejorar o a perderle el miedo a comunicarse por escrito o verbalmente. Yo se que tu fomentas la libre expresion en tu blog, pero podias tratar de disenar un taller electronico con algunas sugerencias y ejercicios desarollados partiendo de los ejercicios del libro. Bueno me dices cuando lo recibas. Me imagino que una vez establescas un grupo y a manera que la interaccion con tus contribuyentes se establesca podras pensar e intercambiar ideas con ellas ( o ellos, porque no!) y llegar a crear ejercicios que le satisfagan sus necesidades de comunicacion escritas y a lo mejor verbal y hasta artistica. COLINAZO : Si no te sirve el consejo archivalo o viralo al reves. A lo mejor es un poco prematuro. Besos y abrazos para todos.

Anónimo dijo...

Mi muy querido Colinazo:
Gracias por tu acertado comentario. Trabajaré de inmediato con la ortografía, bien has dicho, si queremos promover la escritura, debemos cuidar la ortografía. Un abrazo, Tercer Piso.