febrero 13, 2010

Para contarlo...


El bullicio se hacía latente, comentarios de doble sentido, noticias pletóricas de insultos, dimes y diretes sin dirección fija; el ejercicio vandálico y criminal haciendo de las suyas.

Todo en un ir y venir de falsedad, con su faz en una mueca dantesca. Cesaron las hostilidades. Un silencio celestial absorbió el malestar de las masas.

Súbitamente se oyó un toque triste de una trompeta en Re menor...lentamente sus rostros enmudecieron, quedaron los lugares desiertos, los niños corrieron al lado de sus madres; otros, buscando un lugar seguro. Esta sonaba como un toque de queda. Pero su triste sonido venia desde lo alto. Los grandes reunidos, quedaron pegados de sus asientos.

La masa humana se guardó su ira e intereses; el egoísmo, el abuso de poder, la ignominia. Los grandes y poderosos cayeron de rodillas.

Hubo un momentum: estático, desértico y cargado de terror...

La pasión de los gobiernos enderezó sus pasos, enfilaron sus cañones hacia una comprensión mutua, cuya decisión no era otra que aceptar el destino del desatino de cada cuál.

La trompeta cesó por unos instantes y cientos de ángeles revoloteaban dejando destellos de luz en cada rincón de nuestra isla.

Ya no existía tristeza en nuestro ámbito. Todo parecía ordenado y organizado, la trompeta volvió a sonar, esta vez con notas acordes y refrescantes como una cascada de agua, armoniosa, envuelta en luces de brillantes colores, tintineando al unísono...como un final de sueño!

1 comentario:

Anónimo dijo...

He leido "Para Contarlo..." y me impresiona la compasion con que la autora del escrito expresa su evaluacion de un momento tragico e historico-politico ante el cual ella no tiene los recursos necesarios para batallarlos.Su conciencia sublima los nefastos efectos que la abruman.Logrando transferir al mundo de los suenos donde ella logra interpretar la afectiva situacion y logra resolver la problematica manipulando con la ayuda de su buena voluntad y amor hacia la humanidad y darle la solucion que ella siente es la mejor para todos: un sueno en que la naturaleza a traves de una trompeta apocaliptica le trae el sosiego que ella anhela para su vivencia. De esta manera nadie es violentado y la unica que arriesga su cordura es la escritora al despertar del sueno. COLINAZO: !Mine te la comistes!