febrero 08, 2010

Quien te da el derecho?



¿Quién te da el derecho,

a alterar mi vida?

¿Quién te da el derecho,

a despertar pasiones dormidas?



Dime que hago ahora,

con todo esto que siento.

Llegaste a deshora,

a los míos me debo.



Abriste sin piedad,

el baúl de los recuerdos.

Despertaste la ilusión,

y los sueños primeros.



Me robaste la paz,

y ahora tengo miedo.

Miedo a enfrentar,

todo esto que siento.



No puedo decirte: ¡Adiós!,

pero te quiero lejos.

Eres un tentación,

y tentarme no quiero.



¡Miento! – porque te deseo,

por eso vete lejos, muy lejos.

Vete donde no me alcancen,

tus ojos, tus manos y tu cuerpo.



Vete porque no respondo,

me tortura el deseo.

Deseo de tus brazos,

deseo de tu cuerpo.



¿Quien te da el derecho,

a meterte en mi vida, mi mente y mi cuerpo?

¿Quien te da el derecho,

a robarme la paz?

Llevártela en un beso,

por eso vete lejos, muy lejos.

Y otra vez miento,

¡Miento, porque te deseo!





3 comentarios:

Tercer Piso dijo...

Genial! Me encanta!

Anónimo dijo...

Ovarios de Acero es el mejor blog para la mujer.

Anónimo dijo...

No hay mejor introducción para lo que Ovarios de Acero representa. Ustedes llenan perfectamente esa definición. Son mujeres fuertes y valientes, llenas de amor para dar. Todo lo que hacen tiene pasión. Mujeres luchadoras y justas, dignas de admiración y respeto.

Tercer Piso: Mujer fuerte, valiente y un espíritu libre. Tienes la sensibilidad creadora para darle vida a una montaña y transmitirlo al que lee. En Intento 47 me llevaste a analizar, que la vida es eso, intentos y mas intentos. Prueba de que estamos vivos, de otro modo seriamos muertos en vida. En la Oda al Cantón percibí tu amor por la humanidad. Parte vital de nuestra encomienda. Sin ese amor no se puede hacer el trabajo. En 14 minutos me identifique totalmente, todos tenemos y necesitamos 14 minutos de vez en cuando. Adelante Hermana.

D’Moreno: Es dulce y amorosa, sin perder su fortaleza. A pesar de enfrentar la realidad, no ha perdido la esperanza de un mundo mejor y quiere ayudar a forjarlo. Tiene mucho amor para dar y me parece una dama muy sabia.

Ecos: A ti que puedo decirte; que tu alma sensible no sepa. Leer tus poemas es escuchar tu alma hablar. Son historias de la vida que vas contando como si estuvieras conversando con un amigo. No es poesía común, pero es que tú eres única. En Recuerdos de mi niñez, sentí a la niña que guardas en ti. En Incondicional, hablé con una madre maravillosa. En Querida Hermana, sentí tu dolor en carne propia. Quien te da el derecho; me hizo pensar que el derecho es todo tuyo. El derecho a ser feliz. Mujer Madura; es enfrentar la realidad de que ahora sabes que realmente quieres de la vida, no dejes pasar esta oportunidad, piensa en ti, aunque sea por una vez. Y Regreso al Ayer me lleva a pedirte que perdones a quien no supo luchar por lo que quería y dale la oportunidad de amarte; como tú que has dado tanto, mereces. Nunca es tarde para ser feliz.

A las tres, continúen con este maravilloso proyecto. Sin el mismo, nos perderíamos de conocer almas de mujeres maravillosas que pueden ser fuertes y valientes, sin perder la sensibilidad y la hermosa capacidad de amar que las caracteriza. Éxitos. A.C.