febrero 07, 2010

Regreso al ayer



Te ví – y dije para mí:
“¡Que hombre interesante,
que guapo es!”
Me acerco pues tengo
que pasar por donde estás…
“Buenas Tardes” – me dices
“Hola” – es mi respuesta
Me miras con insistencia,
Me asustas y me molesta.

Y dices, “Oh Dios eres tú! Sí, eres tú.”
Te observo; y sí…, a alguien me recuerdas.
No, no puede ser, cuantos años?
más de 30!

Cuantas vivencias pasaron por mi mente,
en cuestión de segundos.
Los años hermosos de mi adolescencia,
cuando creía que el mundo me pertenecía,
cuando por todo reía,
cuando no conocía el dolor,
cuando todo era ilusión.

Aquel muchacho alto, flaco y guapo
pero siempre tímido y callado.
Tus ojos grandes, profundos, hermosos
me hablaban de sueños, de esperanzas.
Algo me querías decir, pero siempre callabas.

Era yo bulliciosa, alegre, conversadora
y eso te intimidaba.
Nunca hablaste, nunca dijiste nada!
y el tiempo pasaba…

El se adelantó, mientras tú lo pensabas.
Tu silencio me llevó a una vida que no esperaba,
llena de dolor, donde perdí
la ilusión y la esperanza.

Apareces hoy,
después de miles de años,
y revivo la ilusión
y los sueños de antaño.
Pero ya no soy la adolescente
bulliciosa y alegre.
La vida ha sido dura
y me amarge de repente.
Ya no soy atrevida
y sé que el mundo no me pertenece.

Para ti, tampoco ha sido fácil,
sé que el dolor te ha tocado muchas veces.
Hemos pasado por el fuego de la vida,
y somos sobrevivientes.

Hoy por fin me has hablado
y me has dicho lo que sientes,
no de ahora, sino de siempre.
Y me pregunto:
“¿Si hubieras hablado antaño,
hubiera sido diferente?”
Oh, ¿era necesario que la vida,
nos llevara por caminos diferentes?

Para que curtidos del dolor,
y las experiencias vividas,
apreciemos hoy con la madurez de los años,
el regalo que nos da Dios,
de volver a encontrarnos!

¿Qué será de nosotros?
Porque amarnos podría ser pecado,
porque muchos serían lastimados,
y no sé si tenga el valor,
para a todos olvidarlos…

Y entregarme a la ilusión
y al amor tanto tiempo esperado.
Pero pase lo que pase,
realicemos o no nuestros sueños
el saber que siempre me amaste
y que nunca me olvidaste,
¡Es lo más hermoso que me ha pasado!

No hay comentarios: