febrero 22, 2010

Trago Amargo


Presentarse al laboratorio

a buscar un resultado de Sida de tu hijo.


Creyendo que todo está bien,

ir a visitar a tu hija al hospital

y encontrarla a punto de morir,

por una operación bajo impericia medica,

pidiendo sangre O positivo por los altoparlantes.


Ser despedida después de 17 años de labor constante

en desempeño de un trabajo que amaba…

y con 66 años…


Ya todo ha pasado,

unos añitos más…

una familia que me llena de satisfacción,

Abuela, abuelos, hijos, nietos, biznietos

y dos hijos políticos adorables


¿Qué cree el lector?

¿Habrá Ovarios de Acero?


Yesssss!!

Two thumbs up!




1 comentario:

Anónimo dijo...

Querida D'Moreno: Me encanta tu narrativa ambas en poesía como en prosa. COLIONAZO: ¡ADELANTE!