marzo 20, 2010

Sí, quiero...


Las horas pasadas sin saber de ti,
sin saber si vivías o morías
fueron horas de angustia y agonía.

El terrible temor de perderte
me hizo valorar lo que me decías,
No somos niños, vivamos la vida
¡al diablo lo que digan!

El corazón se me oprime
al afrontar la fragilidad de la vida,
siento ganas de llorar
y tengo que disimular…siempre disimulando,
¡Estoy harta ya!

Quiero gritarle al mundo que te amo
ganarle esta partida al destino,
lograr estar siempre contigo
y a quien ofenda nuestro amor
lo siento…¡Perdón!

Me rebelo ante la idea
de que un sentimiento tan puro,
lo conviertan en algo vulgar
pero no puedo controlar,
lo que otros quieran pensar
así que ¡basta ya!

¡Te amo! y el tiempo que nos quede
a tu lado quiero estar.
Quiero dormir contigo
en tus brazos despertar.

Quiero la sencillez de los días
a tu lado disfrutar,
quiero de tu mano caminar
quiero abrazarte y besarte,
en cualquier lugar
en total libertad.

Imaginar que pude perderte
me hizo despertar,
y si el cielo en su misericordia
nos da otra oportunidad,
te prometo vida mía
que la voy a aprovechar.

No hay comentarios: