abril 02, 2010

El Acecho a Nuestros Amigos los Arboles en Plena Primavera



Se estremeció de dolor el árbol de mangó
cuando a su compañero y amigo,
le cortaban sus brazos de un hachazo.

No toleró más y gritó sordamente:
“Que ingratos e indiferentes son…
y con qué poco valor califican nuestra vida y la de ellos…
Damos sombra, entretenemos la brisa,
creamos la clorofila y la brindamos con nuestro verdor,
sin nosotros ellos no pueden respirar,
no pudieran vivir,
y aun así somos un estorbo para los seres humanos…
que parte es la que no entienden?”

“¡Como comprender esto!”- murmuró el Ilang-Ilang

Fue justo a su lado…
tenia otros compañeros mas pequeños
que lloraban la pérdida de su querido amigo,
aún florecido… Árbol de Flamboyán.

Fue más que majestuoso, daba vida y colorido a ese lugar.
en Navidad siempre vestía trajes de luces de colores, y eso le gustaba.
En ocasiones era medio orgulloso,
pues sabia que de todos sus compañeros era el mas hermoso…
Nadie pensó que él se iría primero…

“Es como todo – añadió la cepa de gandules
nosotros también tenemos nuestro tiempo,
una vez damos el fruto, ya somos parte de la hoguera”

El árbol de “meaíto” atisbaba entre las ramas la desoladora escena…
dio rienda suelta a sus pensamientos diciendo:
“Hum! uno de estos días… quien sabe,
pasaré algo similar, pero…
soy muy fuerte y mis ramas altas y extendidas…
Ja, ja, ja, no será cualquiera el que se atreva.”

Mientras tanto, balbuceando para sus adentros, dijo:
“Déjame mirar para el horizonte
y aprovechar la brisa que me trae la señora Primavera…”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida D`Moreno : Tienes la abilidad de traducir el lenguaje
universal de la naturaleza tanto vegetal como animal. En tu escrito "El Acecho..." usas tu instinto sentimental para clasificar el nivel fatídico que presagía cada especie de árbol en la ecología en que habitas. Es un tanto penoso, pero hasta la fecha casi incondicionalmente aceptado el hecho de que el ser del reino animal impera evolutivamente sobre el vegetal y que la existencía del primero es totalmente dependiente de la paulatina destrucción del segundo. Digo casi porqué el despertar de la concientización ambientalista nos señala la alternativa salvadora de la manuntención de el balance orgánico natural. Haciendonos así responsables de nuestro futuro ecológico y nuestra evolución hacía la próxima frontera, la galaxía sideral. Tu escritos me inspiran. Me siento que estoy experimentando una connección biológica anímica y espiritual. ¡ADELANTE! COLINAZO.

desencuentros dijo...

Tu artículo me ha conmovido mucho porque es una realidad que vivimos en estos tiempos en el que la humanidad destruye la foresta . Aquí en Puerto Rico estuve en estos dias en Torrimar visitando una amiga y frente a su casa había un camión de gobierno destruyendo un árbol centenario solo porque una señora que vivia en la casa proxima llamó para que lo quitaran porque el árbol traia muchos mosquitos y además a este, llegaban muchos pájaros y hacian mucho ruido. Cuanto egoismo pensé cuando escuche esas estupideces de los hombres que cortaban las ramas de aquel árbol . Es penoso todo esto y me alegro que publiques este artículo porque de alguna forma debemos parar la destrucción del planeta. Gracias