mayo 06, 2010

Mío.


Es mi tiempo y el de nadie más. Especialmente no el tuyo. Mío. Por que yo lo vivo conmigo y no contigo. Por que soy un egoista rampante por naturaleza y de nacimiento. Mío por que yo lo trabajo. Mío por que yo lo cosecho. Nunca tuyo,a menos que lo apetezcas lo suficiente para trabajarlo conmigo. Mío... a mi antojo por que así me gusta y cuando quiera por que así lo decido. Mío. No tuyo, tuyo solamente si algún día llegas a merecerlo. Mío. Y aunque te lo quiera dar o prestar o tal vez obsequiar no sabrás como manejarlo por que es mío y lo desconoces. Es mío y yo hago con él lo que quiera y lo que me de la gana, te guste o no. Mira como lo uso,lo moldeo a mi manera o lo mal-gasto en tantos otros, pero no contigo. Mío aunque sola y mío. Pero tan mío como nunca.

Mío aunque quiera o no, aceptar que es mío. Mío sin excusa y sin forma de despergarlo de mi piel, casi casi como tu, que no me quiero despegar de los poros y tu olor se ha tratado de escabullir dentro de las orquetilllas de mi cabello. Tu, que también haz sido mío, tal vez lo vuelvas a ser. Pero por ahora tengo el tiempo, que no es más que mío. Y eso es suficiente.

2 comentarios:

Tercer Piso dijo...

Mio para mi recoge un estado de supervivencia que viene atado con un salvavidas que lee esto es lo que hay!. Es el antídoto al veneno. Muy bueno Alameda gracias por compartirlo!

Alameda del Cobre dijo...

Definitivamente... estoy agarrandome de este salvavidas aunque no quiera. Pero eso ES LO QUE HAY.