mayo 11, 2010

Nadie deja que muera una flor tan bella


Tócame, pero no me hieras,

tómame, pero no me mates.

Varios factores necesito

para mi vida

y sin pensarlo

tú eres el más importante.

Seré fuerte aunque pase al olvido,

pues jamás te olvidaras de

que un día me tuviste.

Siento un calor cuando te veo,

pues eres mi sol.

Siento alivio cuando te veo,

ya eres mi refrescante agua.

La energía que corre por mis venas,

los nutrientes que recojo con mis pies.

Aunque me quede poco de vida,

de tu vida no saldré.

Y no te equivoques

que por ver tu tierna cara

Es que hago el esfuerzo de vivir.

A quien pudiera dar

tan hermosa compañía,

ya que tú eres perfecto.

Por eso

Mi corazón se abre para ti.

Cada pétalo es una capa.

Cada espina es cortada para no herirte.

Con cuidado te contemplo.

Pero creo que todo es un sueño

¡Oh si! Un dulce sueño.

Quien iría a pensar

que esta rosa

te gusta y la quieres,

pero no como antes.

¡Ya no más! ¡No!

Ya no quieres tener esta rosa.

Prefieres la rosa

que tenías anteriormente

llena de maldad y sufrimiento.

Rápidamente, bajo mi propia condena

decido no mostrar más

Quien en realidad soy.

Vuelvo a cerrar mis pétalos ,

mis espinas están tucas.

¡Ya no importa,

no deseas esta rosa!

Lograste ver

el diamante puro

que hay en el centro,

pero nunca lo contemplaste.

Y ahora me convierto en capullo

Con increíbles espinas.

¡Esta rosa nunca muere!

Pero se adapta.

La sacaste de su vasija

Y la arrojaste al suelo.

¡Y ella todavía vive!

Muchos escucharan,

como una leyenda urbana,

sobre su diamante.

Muy pocos lo verán.

muchos lucharan

Y tomaran por reto

Ver tan peculiar diamante

y se rendirán.

¡Si, se rendirán!

Pues ya aprendí

que mi diamante

es totalmente exclusivo.

Mis pétalos permanecerán

Cerrados y mis espinas afiladas.

Pues tan valioso diamante

merece suma protección.


No hay comentarios: