junio 06, 2010

Moonlight Sonata - Ludwig van Beethoven



Domingo...luego de desperezarme, voy a mi computadora y entro al blog, a visitar a mis compañeras ovarianas con café en mano. Con un entusiasmo devorador, leo las últimas publicaciones....yessss! grito eufórica...que ricooo! Sabrosas aportaciones e invitaciones a detener la agenda del dia y disfrutar...cuando comienzo a leer a nuestra recien llegada compañera MariaElena en su escrito, "Incapaz de concentrarme" ...no pude evitar sentarme con ella a escuchar la obra Moonlight Sonata de Ludwig van Beethoven. Que mejor compañía para continuar la lectura y terminar el café...es más...habia que buscar un "refill" de nuestro elixir criollo matutino!

¡Que tiempo hacia que no me detenía a escuchar música clásica! Fue refrescante y me dí a la tarea de buscar la Sonata con alguna información para que todas pudieramos disfrutarlo. En mi búsqueda encontré este video y varias leyendas. Escogí de forma arbitraria -de un blog vecino que se llama: Libertad- una de las leyendas que cuentan sobre la razón, el por qué, el por quién, y cómo nació Moonlight Sonata.

Mi realidad al escucharla es una experiencia divina, mágica y profundamente sensual. Una energía que me posee y yo me dejo poseer, sin temor, sin lucha, solo placer. Comparto con ustedes la leyenda que mas me gustó! Gracias MariaElena!

Cuenta la leyenda...

Beethoven estaba abatido por el fallecimiento de un príncipe alemán, que era como un padre para él... El joven compositor sufría de una gran carencia afectiva. Su madre murió muy joven. Su hermano biológico nunca lo ayudo y los síntomas de sordera comenzaban a perturbarle al punto de dejarlo nervioso e irritado. Beethoven solo podía oír usando una especie de trombón acústico en el oído. El llevaba siempre consigo un papel o un cuaderno para poderse comunicar pero no todos tenían paciencia para leer sus apuntes. Notando que nadie le entendía, ni lo ayudaba, Beethoven se retrajo y se aisló. Por eso gano la fama de misántropo. Fue por todas estas razones que el compositor cayó en una profunda depresión.

Llegó a escribir un testamento diciendo que se iba a suicidar. Pero un día, en la humilde posada donde vivía, se obro el milagro. Beethoven coincidió con una joven y bella muchacha ciega, a la que contó sus penas, su infinita tristeza y sus ganas de quitarse la vida. La chica le contesto... "tu te quieres morir, y yo daría mi vida entera por poder ver una noche de luna".

Beethoven se emociono hasta las lágrimas,... Al fin y al cabo el podía ver! El podía poner su arte en sus composiciones. Las ganas de vivir se le renovaron y entonces compuso una de las piezas más hermosas "Moonlight Sonata". En su tema la melodía imitaba los pasos lentos de personas, posiblemente los suyos, que llevan el cajón mortuorio del príncipe, su protector. Mirando al cielo plateado por la luna y recordando a la muchacha ciega, como preguntándose el porqué de la muerte de sus mecenas tan querido, se dejo sumergir en un momento de profunda meditación. Algunos estudiosos de la música dicen que las tres notas que se repiten insistentemente en el tema principal del primer movimiento de la Sonata, son las silabas de la palabra "porque" en Alemán. "Años después de haber superado el sufrimiento, llegaría el incomparable Himno de la Alegría, la 9ª sinfonía, que corona la misión de este compositor, ya totalmente sordo. Himno a la Alegría expresa su gratitud a la vida y a Dios, por no haberse suicidado. Todo gracias a aquella muchacha ciega, que le inspiro el deseo de traducir, en notas musicales, una noche de luna. Usando su sensibilidad, Beethoven retrato, a través de la melodía, la belleza de una noche bañada por la claridad de la luna, para alguien que no podía verla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Entré a ovarios un ratito. Me extasié con Moonlight Sonata, me encantó tanto que deseé dormir todas las noches con ella y luego escuchar el Himno de la Alegría, porque seguro querré despertar con él. Siento que he vivido durante esos minutos, algunos de los minutos mejores de este último mes. Me han regalado felicidad. Caramba!, GRACIAS!

Me maravillé con lo que encontré en el blog, porque hoy encontré tanta poesía! Hace poco te dije que observaba mucho dolor, coraje, resentimiento. Diache!, pero si soy el vivo ejemplo! Y sin embargo, igual soy capaz de conmoverme con un claro de luna...pues soy mujer...somos mujeres...qué maravilloso!

Me quito el sombrero ante todas esas mujeres encantadoras, con coraje o sin él, enamoradas o no, jóvenes o no tanto, etc., etc., por permitirme apreciar mejor la creación de Dios. En esa creación soy (represento a) Eva. Qué honor!

Marina

Anónimo dijo...

Entré a ovarios un ratito. Me extasié con Moonlight Sonata, me encantó tanto que deseé dormir todas las noches con ella y luego escuchar el Himno de la Alegría, porque seguro querré despertar con él. Siento que he vivido durante esos minutos, algunos de los minutos mejores de este último mes. Me han regalado felicidad. Caramba!, GRACIAS!

Me maravillé con lo que encontré en el blog, porque hoy encontré tanta poesía! Hace poco te dije que observaba mucho dolor, coraje, resentimiento. Diache!, pero si soy el vivo ejemplo! Y sin embargo, igual soy capaz de conmoverme con un claro de luna...pues soy mujer...somos mujeres...qué maravilloso!

Me quito el sombrero ante todas esas mujeres encantadoras, con coraje o sin él, enamoradas o no, jóvenes o no tanto, etc., etc., por permitirme apreciar mejor la creación de Dios. En esa creación soy (represento a) Eva. Qué honor!