julio 16, 2010

La niña que pensaba en tonterias.

Cuando era muy niña mi madre solía decirme que el amor era un concepto muy difícil de entender para mi. Nunca intentó explicármelo y apenas me habló del mismo; si tenía algún interés por algún varón, ella decía que eran simples tonterías.

Nunca le mencione el tema del amor a mi madre hasta que empecé a sentir algo muy especial que no podía explicar, pero si lo resumía a esa edad simplemente era felicidad y mucha alegría y cosas extrañas. Claro, naturalmente al contarle esto , lo único que ella podía decir era "estas muy jovencita para salir con chicos" o "niña de qué hablas, déjate de disparates". Pero nada de esto me quitó mi felicidad, hasta que un día, él, la razón de mi alegría, se fue, si se fue así mismo como vino... Me quedé con un vació y mucho dolor, y ella diciendo "ah ya verás ya mismo vuelve" o "déjate de changuerias que tu ni siquiera lo querías bien". Saben que, nunca volvió y si, si lo quería, incluso me atrevo a decir que lo llegue amar.

A continuación presento un poema que presente en un certamen literario un año después de la partida de mi felicidad. Poema que según mi madre estaría lleno de tonterías incomprensibles...


Como Quisiera (dedicado a mi primer amor)


Como quisiera verte reír
como lo hacías antes.
Cuando esperabas mi llegada
y después de un arduo día de trabajo
poder compartir juntos al fin.


Como quisiera poder regresar
a los viejos tiempos,
cuando estar juntos todos los días
era un placer.


En mis sueños,
todavía te siento junto a mi.
Recordando siempre
como iluminabas a todos
con tu forma de caminar
y esa forma de ser única y tuya
por la cual siempre suspire.


Tu fuiste para mi todo mi ser,
me enseñaste todo lo que se
pero un día te fuiste
para ya jamas volver.


Cuando supe que te ibas
te suplique como a nadie
pero tu rencor fue mas fuerte
que todo lo que sentíamos.
¿A caso no significo nada?


Te fuiste y me dejaste
sin tu aliento, sin tu olor.
Me dejaste sin palabras,
solo con un recuerdo,
que en mi corazón por y
para siempre llevare.


Como quisiera que regresaras
aquí, junto a mi,
para poder ser felices como antes
como cuando por primera vez te ame.


¡Como quisiera!
Lo he dicho mil veces
a mi lado tenerte, como antes
como en el ayer...

1 comentario:

Colino dijo...

Querida Sombra de la Luna :Tu escrito está lleno de la sutileza inocente que solo la experiencía de un primer amor puede ofrecer. No sé si estas escribiendo esto post factum o si lo acabas de experimentar reciéntemente. De todas maneras es una forma bien saludable psicológicamente de bregar con una emoción tan natural en una mujer de cualquier edad. Tu poema ofrece una continuidad ultra sentimental a tu escrito.¡ADELANTE! COLINAZO