agosto 02, 2010

Moriré caminando desnuda

8/23/1991


Moriré caminando desnuda
bajo la llovizna azul
de una primavera cualquiera
con mis pies descalzos
para sentir la tierra.
Undiré mis pies
en el rayo de plata que desciende
y luego alumbraré,
alumbraré la rabia,
la rabia de la existencia rutinaria
que aglutina hasta que revienta,
dejando pedazos incrustrados
en las paredes de acero que me rodean.

Poesía Felina

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Lillibeth ; Me alegro volver a leer tus escritos poéticos. Este es un poema para mĺ en que la poeta expresa anhelos furibundos de librarse de unos elementos limitantes los cuales la poeta le confiere poderes y que ella observa en acciones destructivas, pero que la poeta solo observa y no expresa el efecto de que esas fuerzas tienen sobre ella. Me recuerda cuando en Puerto Rico yo iba a la playa rocosa de lo que llaman el rompe holas. Allĺ yo observaba toda esa fuerza marina. Sentĺa la comunicación caotica de la naturaleza asequible a todo ser humano que la observa pero que a la misma vez le provee al individu@ la oportunidad de una catarsis sanadora o salvadora. Gran poema. COLINAZO

Anónimo dijo...

Atrevida visión sobre lo que espera al traspasar la puerta, el umbral que siempre ha sido un misterio. Saber la oportunidad de expresar el peso de la vida aún después de la muerte, te da un alivio en el camino. Me gusta mucho,Poesia Felina.

Tercer Piso