agosto 23, 2010

En la soledad de la palabra


Quisiera volver a nacer
y rescatar mis desencuentros
donde germina la calma y se respira
un silencio amórfico.

La eternidad es invisible
y con la misma tediosa voluntad de su vacío
me meto por las rendijas del tiempo
buscando a ciegas un amor,
luchando contra la cordura
hechizado las calles me amanezco.

Te pinto en mí memoria
pero la tarde sigue allí,
todos los días anocheciendo en hileras de sudor,
amor que arropa
amaneciendo en tu espalda
en las maletas del tiempo.
Doris Melo 2010

No hay comentarios: