septiembre 11, 2010

Apaciguando las bestias del olvido





Duelen los vientos esta noche
en esta nada sudorosa
en la que tus lentos y pesados pies
perforan los huesos de mi hastío
desgarrando fatídicas horas.
Son mis voces las que cantan
en la delicada urgencia del rocío,
primigenios sonidos se desnudan
convulsionando sin labios,
cabellos musicales,
apaciguadas bestias del olvido.
La ardiente ciega rosa ya no canta
el místico olor de otros lenguajes,
ya no haré más mudanzas,
desnudas palabras sin destino
se derrumban
se borraran mis labios
en el pretil sueño de un poeta.

Doris Melo

No hay comentarios: