octubre 05, 2010

Entre sábanas mundanas me pierdo



Nada se define a pesar de mi existencia
en el espejo del tiempo,
violo la dictadura del deseo,
derretida de luz,
corrida de sombras.

De tu recuerdo quedan
telarañas,
brumosas tempestades,
un pedazo imborrable de mi misma
y un viejo itinerario de letanías,
líquidas acariciadas olas,
la fiebre sembrada por la lluvia.
agrietados rostros
por el correr del tiempo.

De tu recuerdo queda...
la soslayada muerte que no duele,
bajo los prejuicios de la pena,
una sufrida lágrima de invierno.
Un destejer de culpas
sinfonías del silencio,
y el rostro parco de la Monaliza.

De mi presente,
tu nombre ha quedado,
en el trazo pulcro de las hojas,
entre los pétalos azulados que me adornan.

Enterradora de insomnios,
en el azar del tiempo,
sin más destino,
que un viejo pasaporte pisoteado,
peinando arrugas al devenir de mi historia.
Despolvándome de todas mis ausencias.

Entre sábanas mundanas me pierdo,
irreverente, irredenta
donde el extasiado infinito se ha perdido.
Haré un alto en mi andar en el camino
con las venas abiertas,
y esa música mágica, efímera,
como un canto cósmico de estrellas.
Entonces...
me perderé en la nada
Doris melo

No hay comentarios: