octubre 09, 2010

Habitando la irónica proeza de existir


En la vigilia aletargada de la carne

palabras abrazadas me caminan,
hilándola ebriedad en la invisible noche,
desnuda, florecido trébol,
sombra de guitarra , abandonada al aire,
agitar de relámpagos, ávidas madreperlas
habitando en la inútil proeza de la nada.

Soledad que transitas como un cristal manchado,
como incendio viscoso, enfurecido,
acicala tu rostro, la memoria del mundo,
sálvame del tiempo en la vigilia estéril.

Siempre inencontrable, laberíntica imagen,
grietas de recuerdos,
sombras deslizadas, blasfemada historia.

Maculada oquedad de la existencia,
somos seres de rostros escindidos,
fantasma en el espejo en una noche incierta
o nefastas distancias,
lamiendo lentamente
el sagrado dulzor, la sombra sola,
habitando en la orilla del recuerdo
esta triste beoda,
la irónica proeza de existir.

Delirante e insidiosa,
siempre insuficiente
si una fábula arde la bruma del insomnio
y queda aletargada la carne para siempre la carne.
Doris Melo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Doris!

Este monólogo- poesía tiene un vocabulario que me encanta, el tema me mata, y lo cándido me identifica. Una soledad llena de vacios, recuerdos y deseos pasionales. Las miles de caras que poseemos y precisamente no inmaculadas.

Gracias por compartirlo.

Me gusta mucho! Lo puedo ver en escena, espectacular.:)
Un abrazo ovariano
Poesía Felina

Doris Melo dijo...

Gracias querida , por tu comentario y por hacer catarsis con lo que refiere el poema.... estas muy cerca de todo ese conjunto de voces que como dices se hacen una sola en un monologo ... Besos

Kayla S. dijo...

"Vivir es lo más peligroso que tiene la vida". Por alguna razón tus palabras evocaron en mi el recuerdo de esa frase que nos regala uno de mis canta-autores predilectos.