octubre 08, 2010

Impensable en los abismos del alma







En este canto arrepentido de nada
quisiera hacer el amor entre sonidos.

Mirarte con los ojos del tacto,

perderme en la corriente de tus manos

como otras tantas veces,

veloces como fieras fugitivas

aires de fuego derretiran memorias

revolviendo de nuevo los mares.


Como si fuera un rito mágico a la luz de la luna
¡Ebrio, lúcido, azul olvidado del alma,

como brillan las estrellas olvidadas¡

Mientras una cuerda de guitarra untada de tristeza,

sin prisa, con la soledad bien agarrada,

me susurra al oido ,..¡Cómo duele la ausencia!


Anda ven, envuélveme en tus ramas verdes,
concédeme esos cielos, enciéndeme las manos,

siento que me alimento nuevamente de sueños,

en ese respirar sin distancias,

sedienta enamorada.


Dormida desde hace muchos siglos,
Deámbulo todavía

entre impalpables oscuros y desérticos silencios

con alma de paloma enagenada

y un mundo de reminiscencias,

al latir de tu mar en mi orilla,

las manos de la noche buscan aire,

cuando la nostalgia estalla.


Hasta la sombra se asombra,
ante utópicas esperas

voy deshojando sueños, en la cuerda infinita del olvido.

Impensable desnuda en los abismos

busco asilo en los bolsillos del alma.


Doris Melo (2010)

2 comentarios:

Tercer Piso dijo...

Doris,una vez mas compartes una maravillosa obra de arte. Me fascina este poema, puedo leerlo en voz alta y sentir tu lamento mio, mi lamento tuyo. Aunque me estremece, me fortalece. Gracias!

desencuentros dijo...

gracias Tercer piso, por tus palabras tan alagadoras. Me agrada que tu sentir se auna al mio porque somos eso, sensibilidad a flor de piel, por eso haosces catarsis con mis versos. Abraz