noviembre 12, 2010

¿blanco o negro?


La obscuridad profunda de tú alma
transmite confusión al recipiente de tus palabras.
Pareciera que disfrutas de vivir en la obscuridad,
pareciera que disfrutas de vivir en las tinieblas.

Ironía profunda definir libertad en esas circunstancias;
cuando la realidad de tu vida es vivir presa de la locura.
No has crecido y te arrastras como serpiente.
No has vivido sin importar que has morado los 5 continentes.

Y lo blanco en tus ojos invade la profundidad.
Y lo blanco de tu camisa confunde.
No hay nada blanco en tu alma,
todo es negro en tu entraña.

Y pareciera que es imposible definirte,
es que tú misma te has hecho inalcanzable.
Te gusta revolcarte en la suciedad;
vuelves lo puro; podrido.

Y lo conociste y lo enfermaste.
Le inyectases tu veneno en su aorta.
Penetraste su ser cuan reptil frío y agonizante.
Dejaste en su alma la sed de lo indefinido.

Pero el reloj de arena está a punto de cambiar.
Y se nivelan los gases de su atmósfera.
Y se purifica el aire, regresa el oxígeno.
Y ya nada se ve sólo blanco, ya nada se siente sólo negro.

Y él es capaz de entender tu excentricidad. Y se siente bendecido de haberte vivido.
Ahora conoce el camino al hogar.
Ahora ve el valor en lo redimido.

Y te agradece el abandono, y te agradece el sudor lujurioso compartido.
Se deshace del rostro inerte de tu depresión hostigante.
Y renace a una vida feliz en unitario.
Y te perdona, perdona tu adiós, el dolor, la indiferencia.

Y reconoce que a veces en la vida, gris es mejor que blanco y negro.

No hay comentarios: