noviembre 15, 2010

Decir ¡NO!,...no es suficiente

Aportación a la Segunda Jornada Bloguera

Se ha evidenciado que cuando hay unidad de propósitos entre las agencias publicitarias, el gobierno y los medios de comunicación, se alcanzan los objetivos de forma rápida y eficiente. Las campañas contra el dengue, la Influenza A (H1N1) y No mas balas al aire así lo demuestran. Se logran cambios en la percepción, entendimiento y compromiso de la comunidad a través de la educación, la repetición y el bombardeo mediático. Recuerdo la campaña contra el H1N1; las agencias publicitarias crearon anuncios de televisión, cine, radio, pósters, periódicos, revistas, cruzacalles, laterales de guaguas de la AMA, anuncios en paradas de guaguas, entre otros. El gobierno ofreció conferencias de prensa, charlas en las escuelas, en los lugares de trabajo y en todas las agencias. Los medios de comunicación se unieron ofreciendo servicios públicos a todas horas, concertando entrevistas y publicando anuncios. Esto es unidad de propósitos y lo lograron. La gente percibió, entendió y se comprometió.

Sin embargo, cuando se trata de manejar el tema del maltrato a la mujer, no se logra esa unidad tan necesaria. Las campañas son vanas, triviales, carecen de profundidad, solo se limitan a decir: ¡NO! ¿Es un NO suficiente material para cambiar una actitud o situación social? ¿Es un NO material fehaciente de un proceso educativo serio? ¿Acaso el maltrato a la mujer no es una situación extrema? ¿No merece una campaña y compromiso igual a las mencionadas anteriormente? El evitar el contagio del H1N1, la proliferación de mosquitos que causan dengue o el lanzar balas al aire, requieren desarrollar a través de los medios, sentimientos de amor y respeto a la vida propia y ajena, ¿no son estos los mismos ingredientes para detener el maltrato?

Es necesario desarrollar campañas que de forma clara expongan las actitudes de riesgo, los síntomas, lugares de ayuda inmediata, manejo de crisis y servicios de tratamiento postraumático. Exactamente igual a una campaña de erradicación de una plaga.

Sugiero campanas que detallen:

Actitudes de riesgo: como los celos o comentarios ofensivos, posesivos y otras actitudes más sutiles.
Síntomas: los de él, los de ella, los de los hijos. No puedes vencer al enemigo si no lo reconoces. Educados todos, podemos ver, reconocer y ayudar. Además, de esta forma la complicidad se convertiría en vergüenza.
Lugares de ayuda: debemos saber donde acudir, no solo para recibir información sobre las leyes que cobijan a la victima, sino también recibir la ayuda psicológica para fortalecerse y comenzar un proceso legal.
Seguimiento: como lidiar con los efectos adversos y detrimentales que sufren las víctimas de maltrato.

Además, deben ser dirigidas a todo público: niños, adolescentes, adultos y personas de edad avanzada, enfatizando que el maltrato no es un problema exclusivo de la mujer: es un problema de todos. Ninguna agencia de gobierno, agencia publicitaria o medio de comunicación ha sido consistente en ofrecer información sobre como manejar los vestigios psicológicos del maltrato, el manejo del miedo, la auto-defensa, la ayuda psicológica durante los procesos en los tribunales, la orientación emocional y una sólida orientación al solicitar el amparo de una ley 54. Una mujer con la ley 54 en la mano, pero sin orientación legal y apoyo emocional se convierte una tarjeta de tiro al blanco.

Me temo que al igual que en los tiempos de las plagas de Egipto, hasta que la muerte no entre en Palacio, no reconocerán la insensatez de su política social y su falta de compromiso. Tristemente entonces, con la tragedia de pie en su puerta, es posible que al fin nos escuchen…

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola! No se si recuerdas la publicidad que a principios de los '70 hubo en Puerto Rico de "encestar la basura". es como comentas tiene que ser un compromiso de todas y todos, grandes y chicos, jovenes y viejos, pero sobretodo mucha educacion.
Los juegos de computadora o de estacion dirigidos a los hombres en su mayoria denigran a la mujer presentando solo los aspectos sexuales en ellos y sin dejar atras los altos niveles de violencia de los que se participa. Lo facil que es matar, eliminar, da^ar o hacer algo en los dichosos juegos.
Solo con un compromiso individual lograremos los cambios que necesitamos como sociedad y como humanidad.Hasta que ese compromiso no este en todos y cada uno de nosotras y ellos no tendremos los cambios que merecemos como raza. Educar y convivir en paz.
Poesia Felina
desde mi orilla