noviembre 08, 2010

Sueños expatriados



Más allá de las garras del tiempo,
desde los prismas del dolor,
fundidos en silencio de estatuas
se asilan los expatriados sueños.

Mendigos estoicos,
en taciturna espera.
Recitan misterios olvidados
bajo una sombra hospitalaria,
entre recuerdos vidriosos despechados.

Desenrollando un dolor que muerde,
enajenada en el opio del olvido
ahuecando este aire de tristeza
en el andamiaje ardiente de la carne.

Palabras cómo ascuas se respiran
solitarias, moribundas
Ahuecando el tiempo,
aireadas tristezas
en gritos detenidos por siglos.

Ingenuos de fugaces sueños
finiquitando espacios vacíos.
Mientras escuetos Artilugios sobreviven al olvido
y como hilo de rabia sudorosos
en el fuego fatuo destilan sus dolores.

Doris Melo 2010
Del libro. El olor de la palabra rota.

No hay comentarios: