diciembre 14, 2010

Cuerpos que se otoñan en arrebatos de sábanas violentas.



La tarde dubitabunda, bostezante;

vagabundea, entre fugaces muertes sin memoria

desasiéndose en aromas de albahaca;

en la vasta desnudez de los sentidos.





Entre armonías perdidas,

trazos de silencio convertidos en palabras,

sutiles líneas de zafiro y amatista,

encadenadas a un mar de cicatrices inmunes.

¡Oh dolor de ébano que ha perdido la memoria!

Teseo de regiones encantadas,

redime y desata la caricia que sonroja.





Cuerpos se otoñan en arrebatos de sábanas violentas

bajo las delicias de un encaje de certezas,

que disfrazados de ocaso lucubran escapadas

entre crisis de plateados placeres ,

pasión de púrpura madura

parpados de dunas sordas,

onírico mundo de sueño

entre el abismo de un aire melancólico.



Doris Melo Mendoza. dic 2010

Del libro: Rasgando la memoria

No hay comentarios: