diciembre 05, 2010

Lamento en el supermercado


"¡Vengo ahorita, voy pa’l súper!" Es el grito de guerra todas las semanas, como saben, debido a la situación económica de la clase media baja de nuestro país, la compra de los alimentos se ha convertido en un evento que requiere de investigaciones, análisis y estrategias de combate. Los nuevos límites de un presupuesto, que ya de por sí era limitado, junto a la medicina amarga gubernamental, han convertido los mercados en zona de combate. Solo de pensar que llega el fin de semana y que tengo que sentarme con la lista de víveres, los “shoppers” y una sumadora, hace que se me quiten las ganas de ir.

Por otra parte, la cosa no se queda ahí, porque al entrar al supermercado, viene la fase dos, comparar precios, calidad y tomar decisiones que modifican gustos y amplían amargamente los paladares. Hace unos días salí a esta guasábara visitando un supermercado cercano a mi casa, le rogué al menor de mis hijos que me acompañara dizque “para no sentirme sola sumando y restando” Mi hijo tomó la sumadora y le informé el tope del presupuesto de la semana, era la cantidad más baja que había visto en todos estos meses, pero había que hacerlo.

Recorridas varias góndolas y con más “no es” que “sí es”, me percato que por las bocinas están sonando Lamento Borincano de nuestro Rafael Hernández:

♪♪Sale loco de contento
con su cargamento
para la ciudad, ay,
para la ciudad.

Lleva en su pensamiento
todo un mundo lleno
de felicidad, ay,
de felicidad. ♪♪

Me detengo a escuchar…, mi hijo me pregunta que me pasa y como si fuera una película de misterio, pongo sobre mis labios el dedo índice como señal de silencio mientras con la otra mano le señalo una de las bocinas en el techo.

♪♪ Piensa remediar la situación
del hogar que es toda su ilusión, sí.

Y alegre el jibarito va
pensando así, diciendo así,
cantando así por el camino:
"Si yo vendo la carga, mi Dios querido,
un traje a mi viejita voy a comprar". ♪♪


"¡Madre Santa – le digo a mi hijo- eso lo escribió Rafael como en los años 30’! (luego confirmé, fue en 1929) ¡Pero si es nuestra situación actual!" Le pedí a mi hijo que me esperara en la góndola (mide 6’3” puede quedarse solo) y me fui a caminar el “súper” como un espectador en una obra de teatro…solo quería saber si los demás estaban escuchando.

♪♪ Y alegre, también su yegua va
al presentir, que aquel cantar
es todo un himno de alegría,
y en eso les sorprende la luz del día
y llegan al mercado de la ciudad.

Pasa la mañana entera
sin que nadie quiera
su carga comprar,
su carga comprar. ♪♪

Miraba a la gente calculadora en mano, parejas viendo productos hablando muy bajito, más gente sumando, madres diciéndole a los niños que no se pueden llevar el producto X, mucha más gente sumando, quejas en voz alta: “ Dios mío, que caro está esto, si la semana pasada lo pagué en tanto”; gente que, luego de sumar sacaban artículos del carrito, pero ni uno escuchaba la canción…como autómatas... cada cual inmerso y comprometido en salir del “súper” con la compra y a la vez estables emocionalmente, ¡todo un reto! Los cinco sentidos en la guasábara de la compra, hasta los oídos, pues no eran capaces de escuchar el himno que narraba lo que estaban viviendo.

♪♪ Todo, todo está desierto,
el pueblo está lleno
de necesidad,
de necesidad.

Se oye este lamento por doquier,
de mi desdichada Borinquen, si.

Y triste, el jibarito va
pensando así, diciendo así
llorando así por el camino;
¡Que será de Borinquen
mi Dios querido!
¡Que será de mis hijos
y de mi hogar! ♪♪

Regresé donde mi hijo, con el ánimo por el suelo, le pregunté por cuanto iba la suma…seguí la compra; la canción ya casi terminaba…y el presupuesto también…


♪♪ Borinquen, la tierra del Edén
la que al cantar, el gran Gautier
llamó la perla de los mares,
ahora que tu te mueres con tus pesares
déjame que te cante yo también.
Yo también. ♪♪

Una vez terminé de hacer la compra me fui a casa, entonces realicé que luego del Lamento Borincano no escuché las demás canciones que sonaban por la bocinas del supermercado. Creo que también me transformé en una autómata. Acepté que la automatización del ser humano ayuda a no sentir el peso de la realidad que carga, pero es una actitud muy peligrosa pues te lleva a la conformidad, a la resignación e irremediablemente al derrotismo. Espantosa realidad saber que jamás un derrotista luchará por cambiar la realidad que lo circunda, pues ya fue vencido.
------------
Para aquellos que no han escuchado la canción: ""Lamento Borincano", adjunto un video tomado de YouTube, en esta ocasión interpretada por nuestro Bobby Capó.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En verdad que debes convertirlo asi como esta en un libreto de televisión, un film de corto metraje o de largo metraje o en un tópico de "reality show" pues los puertorriqueños no nos damos por aludidos. Yo no vivo en Puerto Rico y aun así me afecta pues los "PRAMERICANS" han invertido en la "bocaabajonería" y ni se sienten aludidos cuando una super agencia de chulos de la pobreza la cual en los años '60, '70, '80, '90 los explotó los alquilan para que ayuden a un supuestamente "LATINOAMERRRICAN" a hacer un estudio estadístico en que los jovenes denominados en el estudio como "PUERTORRICANS" resultan estar en la peor de las situaciones en términos de educación, trabajo y en pobreza en general. No sé como decirlo, pero lo voy a decir ESTAMOS CABRONES. No tenemos que ir al GENOMO para concluir que la BOCAABAJONERIA en nuestra "RAZA" es de naturaleza GENETICA. !FELIZ NAVIDAD! COLINAZO

Tercer Piso dijo...

Siempre al punto, Colinazo, aunque me resisto a pensar que la bocaabajoneria es genética, siempre he pensado que está en el agua que tomamos o en un agente "naranja-violeta" que echan de vez en cuando. Colinazo si hubieras estado conmigo ese dia en el supermercado, estoy segura que hubieras dicho: ¡Esto está de X File...! Insisto en que hagas un escrito y lo publiques pues tus comentarios siempre están llenos de hechos o eventos que se ven mas claros por estar fuera de la pecera, recordemos que el pez no ve el agua en que nada. Un abrazote Colinazo y Feliz Navidad para ti también. Me gustaria dieras una vuelta por la página de Facebook de Ovarios, pues los últimos status están dirigidos a la censura que ahora esta poniéndose mas fuerte. Creo que pudieras aportar algun comentario de apoyo.

LuPira Gtz. dijo...

La situación económica a todos nos ha pegado duro, pero ahora con esto me recuerdan que ya tiene añooooss así y en todas partes, y claro que esta canción la he escuchado muchas veces en las estaciones de radio aquí en Aguascalientes, México. Reciban un fuerte abrazo y sigan adelante con este maravilloso Blog.

Anónimo dijo...

RESTAS Y DIVISIONES SON LOS FACTORES QUE MUEVEN NUESTRA SITUACION EN GENERAL. SOLO SUMAMOS CUANDO LE TENEMOS QUE HECHAR MAS AGUA A LAS SOPAS Y MULTIPLICAMOS CUANDO DE UN POLLO COMEMOS TRES VECES CON DIFERENTES SASONES, LA SOPA, EN ARROZ Y GUISAO'.

ESTO ES SIN DEJAR ATRAS LA CALIDAD DE LOS ALIMENTOS QUE CONSUMIMOS, PARA PODER COMER SALUDABLE NECESITARIAS EL DOBLE DEL PRESUPUESTO, YA QUE LAS FRUTAS Y ALIMENTOS A LOS CUALES NO LE AGREGAN DIS QUE FERTILIZANTES SON MAS COSTOSOS, NO DEBERIA SER LO CONTRARIO, HAY MENOS GASTOS, PERO VOLVEMOS A QUE QUEREMOS COMER SANO VAMOS A COBRAR MAS POR EL PRODUCTO.
MIS ABUELOS TENIAN CABROS Y UNA VACA Y MUCHAS GALLINAS Y CERDOS TAMBIEN. LOS CUALES SE USABAN PARA EL CONSUMO DEL HOGAR Y PARA LA VENTA.
HOY TENGO UNA GALLINA QUE MOLESTA AL VECINO,
NO PUEDO TENER CABROS NI CERDOS EN MI PATIO
Y POR ENDE PAGO LA DOCENA DE HUEVOS COM SI VINIERAN CON SEMILLITAS DE ORO EN SU INTERIOR Y CUIDADO CON LA SALMONELA.
TERCER PISO GRACIAS POR RECORDARME QUE TENGO QUE IR AL SUPERMERCADO Y NO HE TIRADO NUMERITOS.
UN ABRAZO DESDE MI ORILLA
POESIA FELINA.