diciembre 30, 2010

Recordatorio de Medianoche












Cuando ya se asome el filo de las doce
y una campana invisible te repique la memoria;
cuando las aves del tiempo y de la historia
aleteen raudas y veloces;
cuando tu aliento ya no tenga olor a pena
y el reloj siga la ruta que conoce,
estaremos allí...
Conciencia que destroce la festiva faena;
resplandores nocturnos en tierras ajenas.

Cuando lleves a tu boca una gota de licor
lanzándole penas a los montes del olvido;
cuando grites el adiós a un año malherido
cerrando fuerte los ojos y te disfraces de amor;
cuando enciendas para celebrar la fecha
el fuego indiferente de una mecha de color;
seguiremos allí, almas en dolor,
la niñez deshecha;
espalda de hermanos, pesada y maltrecha.

Cuando le hayas recitado a tu caudal de bendiciones
y al brindis de un bohemio, a la vida, al misterio;
cuando añejas emociones salgan de su cautiverio
mojando el uno de enero en húmedas resoluciones;
cuando te vibre el cuerpo entero
y te alcance la vida nueva, pisándote los talones,
estaremos allí; eco tras las canciones,
un coro de amor lastimero
clamando por tu abrazo fuerte y verdadero.

No hay comentarios: