enero 27, 2011

Fantasía verde

Quiero hacer el amor con el alma de todos los seres de buen corazón, para reproducirnos por millones y que nunca estemos en peligro de extinción. El lecho para nuestra orgía de paz será de tierra pura y oscura; allí donde se inician calladitos los retoños de las vidas nuevas. El olor a lluvia fresca será perfume seductor, incitándonos a besar las manos vacías de los hambrientos y a llenarlas de semillas que saldrán de nuestras bocas. Juntos, en un abrazo bañado por el sol de las sonrisas mutuas, nos moveremos en sincronizada cópula acariciando el humus al ritmo del viento. Haremos al unísono el amor y penetraremos las entrañas del planeta, mojándolas con el sudor de la faena.


Al final de la jornada, con la energía de un verde y pasional orgasmo, estallaremos con la tierra. Nos multiplicaremos en tiernos tallos que alimentarán el cuerpo de los abandonados y seremos el alma de los bosques secos. Nuestros gemidos de placer harán caer granos maduros y frutos que apaciguarán los rugidos de hambre de los pueblos viejos. Y nos quedaremos dormidos, muchos más de los que empezamos, amándonos en el éxtasis silencioso de habernos sembrado en una nueva Era.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ultra-extraordinaria colorama linguistico de el acto creativo mas transcendental en la existencia del genero humano.Dada la naturaleza tan grandiosamente colectiva de la experiencia descrita el rol de la sexualidad se invertira y se re-invertira y el nivel de la energia generada ira mas alla de la relacion copulatoria de hombre/mujer. Todos los organismos vivientes independientemente de su genero y especie podran unirse al acto generativo. Me lo imagino una participacion copulativa universal de naturaleza conspiracionalmente furtiva aunque omni-inclusiva. El requisito indispensable para participar no sera la posesion de un organo sexual si no la ardiente ansiedad de procrear una nueva era de auto-evolucion cosmica tanto psocologica como organica de ETERNA EMAnCIPACION..