febrero 26, 2011

Culpable

Echame la culpa a mi de los besos que se escapan de tu boca,
cúlpame de los te quiero que ya no aguantan un minuto oscuro,
acúsame del misterio en el que te envuelve una mirada mía.

Acúsame de la cobardía de esas palabras que no he dicho,
cúlpame de las canciones y los versos que no has escrito,
échame la culpa a mi de las noches de deseo y de distancia.

Cúlpame de los escalofríos en tu cuerpo cuando estoy cerca,
de las tormentas de pensamientos inconclusos que te provoca tocarme,
de las otras a quienes te negaste por esperar nada conmigo.

Acúsame de provocadora, coqueta y seductora,
de las noches que desvelada recordaste mi imagen dormida,
de los regalos que no escapan y las memorias que acorralan tu corazón algo perdido.

Pero no me acuses de no amarte,
de no perderme en cada fibra tuya,
de no pensarte con cada uno de los besos perdidos en mi boca.

No me acuses de no verme, contigo, con perros y gatos,
de no desear ser tan pequeña y vivir escondida toda la vida en el rotito de tu lagrimal,
cerca, siempre cerca.

No me acuses, porque al final, de todo lo demás, admito, también soy culpable.

No hay comentarios: