marzo 11, 2011

Te invito a hacer magia.

Mujeres, ¿qué tal si hoy hacemos magia? Un acto mágico que nos dure la vida que nos queda. Un destapar de velos, quitarnos las vestiduras que nos amarran, esta cultura que se nos impone, la normativa que nos impide probar, lo que no conocemos y que por desconocido no es malo. Vamos a bailar en la lluvia, caminar descalzas, hacer un dibujo en la pared, tomarnos una foto desnudas, caminar por el bosque de la mano de una amiga, comer algo que nunca hemos probado, preguntar cosas que no sabemos, oler profundamente un libro, tocarnos la piel que nos viste, mirarnos al espejo completas, cada espacio, cada esquina y darnos un beso. Vamos a asomarnos por las ventanas que nos abren, sin miedo y sin reservas, a experimentar un beso nuevo, un abrazo extraño, un te quiero imaginado y nunca dicho. Vamos a tomar el guía y el pedal y viajar a un lugar que no hayamos ido solas, y dejar que el viento sea el mapa, que nos revuelque el pelo mientras cerramos los ojos y tenemos fantasías de seducciones nunca hechas. Vamos a bailar sin música, a despertar a media noche y escribir un cuento, a saltar de alegría en el medio de la fila, a bañarnos desnudas en la playa, a salir sin ropa interior, a bebernos las gotas de rocío, a perfumarnos el pubis, a cantar desde el pecho, a escribir con piedritas el nombre de ese amor que nunca lo supo o sabe, a andar por un momento en puntillas. Vamos a hacer magia… porque cuando hacemos magia, nos late el corazón con sentido, se nos eriza la piel, se nos alegra el alma y nos sentimos libres, felices, despiertas, vivas. Vamos a hacer magia…porque hacer magia es probar lo pequeño, lo que casi no sabe, es asomarse con la esperanza de algo nuevo, es levantarse y volver a empezar. Hacer magia, siempre seguras, de que hay alguien en este mundo de hoguera y mareas, que tiene una caricia para nosotras. Atrévete a hacer magia, en mi, tienes un abrazo.

1 comentario:

La Chela dijo...

Genial, Zuly en otra vida al igual que mi ovariana favorita tercer piso fuimos trillisas.Amo la magia, amo la fantasía, obligaba a mis hijos a jugar bajo el aguacero mientras mi madre poseída me gritaba irresponsable, que se iban a enfermar, ese día llegué del trabajo me quité las tacas y con todo y uniforme cogí a mis tres cuervos a mojarnos,acostarnos en la cuneta mientras el agua marrón nos llenaba de esta hermosa tierra. Ellos hoy, ya con hijos, crean magia con mis 5 nietos.