abril 18, 2011

¡Es el cansancio alzándose!






En esas noches sin luz,

donde no queda más que este presente

deshaciendose en mil nidos de nostalgia,

como pálpito de pájaros

bajo el leve polvo que las violetas dejan.



Errante como médano indeciso,

en un silencio de arena va despeinando la noche

entre los ebrios lechos y esa clandestina melodía

que sublimiza el alma enamorada.



Indómito,

en medio de las sombras,

entre mitos de piel,

se cobija el desamor con la tristeza rota.


Tropezando con trotamundos muros imaginarios,

tocando cicatrices

vacuos atardeceres solitarios

¡es la misma trampa del destino!



Cuando las palabras se quedan atravezadas

y el vacío rompe con su presencia

el aura de los sauces que lloran.

colgando de sus ramas, esta melancolía embriagadora.



Y tu sigues aleteando en mis pensamientos,

hilvanando discursos complejos,

como una larga antología de sueños inconclusos

bajo un preludio de imágenes

que no amparan ni cobijan,

sin salarios ni espuma,

sin gestos censurables,

¡ es el cansancio alzándose!

No hay comentarios: