abril 23, 2011

Es la amistad que agoniza...








Sin misas ni flores trasciendo el universo,

tristemente, enterrando los recuerdos

que añejos yacen en la memoria sombría.



Siluetas consteladas bajo un cielo onírico e inaudito

Humus de agrestes fantasmas a la deriva

sueños de bosques y helechos marcando el silencio

caminaran descalzos sobre la indiferencia

como hierba invadida de pesares,

entre sensaciones de ahogo

que en el recuerdo quedan.



Somos lo versímil, lo innombrable

en la insana costumbre de ser sombra entre vacíos.

sierpes de locura que se tienden

en el roce del viento que se palpa,

distancias que arropan ausencias.



Palabras descreidas conceden espacio al silencio,

sobre la estepa del alma,

apuntalando mis sentidos

donde descanza el discernimiento.





Nada le queda a la mudez,

es la sociedad diluida en su propio egoismo,

es la amistad que simplemente agoniza

y se impronta en colores purpúreos,

es la total ausencia la que marca este silencio

trastocando las ventanas del alma.



Son los fantasmas que atisban mis ocasos,

para perpetuar el sin sentido

que se aboca desolado,

donde todo se derrumba y da paso a la apatía

envuelta en añoranzas

rendida el desapego…



Doris Melo. abril 2011

En . Ragando la memoria.






No hay comentarios: