mayo 31, 2011

Las patás al corazón



Nos encotramos una vez más
y el recuerdo de los labios
nos llamó a besar.

Tras el beso, llegan caricias,
que marcan y desnudan la piel.
Piel que se eriza con el contacto
de eso que llaman querer.

Y ahora, después de todo, me duele
me duele el recuerdo del gusto
me duele el recuerdo del placer
me dolió saber que no ha sido sincero
ni con ella, ni con la que dice querer.

¿Cómo hacer para arrancarte por completo?

Quizás ya lo sé, pero los momentos a solas
que evoco me atan, como la cabuya al yoyo.
Y yo-yo, me enredo. Me desdoblo, me busco
el dolor.

Las patás al corazón se las busca una misma.

Y yo aquí penando, sintiéndome pseudo-traicionada
porque muy adentro intuía lo que pasaba.

Y yo-yo vuelvo a repetirlo:
me reconstruyo,
me busco,
me hallo,
me río y suspiro,
te lloro
y vuelvo a sonreír.

No hay comentarios: