septiembre 09, 2011

El juego



Se acomoda bajo sus sábanas
con la ternura de un niño,
que busca calor.

La invita a jugar,

ella acepta.

Juegan a las ideas
a la poesía
al idilio.

Él se torna galante
se desvanece el niño,
llega el hombre.

Él pregunta: ¿sí?
ella contesta: no
él insiste: ¿sí?
ella titubea: no

Entonces…

No lo pensó más
él la llenó de luz
como un sol de medianoche.



No hay comentarios: