noviembre 20, 2011

El amor se fue.

La respiración se acelera, los minutos cuentan, se comienza a poner violeta, por la falta de oxígeno, los dedos se tiesan, la mirada se pierde, no pide ayuda. Los latidos se reducen, aumenta la tensión, la histeria se dispersa, se comienza a poner todo oscuro, el miedo se asoma, lo acompaña, lo abraza y se lo lleva.

Y así el miedo, como un infarto, se llevó al amor.


Pasaron los años, la constumbre se asomó, las rutinas, lo pedestre, el olvido, las distancias, los viajes, mentales y físicos. Hubo otra gente, cerca o lejos, no hubo sexo, o el sexo aburría, se acabaron los planes, la edad aumentó, el dinero no daba, alguien aumentó de peso, alguien dejó de preocuparse, las habichuelas estaban saladas.

Y así el tiempo, como a un segundo, se llevó el amor.

Aumentó la contaminación, los niños se mueren de hambre en Africa, en Perú, aquí se acuestan sin comer, la violencia aumenta, la tierra no se mueve tan rápido, el nivel del mar aumenta, mi bolígrafo no escribe, el celular no suena, no tengo acentos y las mujeres comienzan menopausias.

Y así, lo que sea, como la vida, se lleva el amor.

No hay comentarios: