febrero 20, 2012

Revestidos



Me entrego al susurro de tu mirada

que más que susurro, habla.

Me visto del olor de tus sentidos

penetrando cada poro de mi alma

depositando tus alas en mi boca

mi lengua no resiste tu danza,

libando cual abeja el néctar de las flores

que a tu aliento reclaman.

Cada vez que me dices ...

las flores suenan, campanas bailan

al rítmo de mis venas, al ritmo de ganas

seduces mi oido, encandilas mis pupilas

la reinita en su nido mueve alas

llueven manjares de pélatos blancos

con trueno entre los dientes y sábanas,

desgranando montañas.

Estrenamos esquinas de piña perfumadas

otras matizadas de olores de albahaca

untamos nuestras espaldas del rocío,

moldeándonos silueta la luna amartelada

nos bañamos con melones y azucenas

entre taburetes, sillas y barandas

cada esquina, cada parte nos saluda

recononocidos los olores...nos cantan.

Entre mordidas de alma, sin conciencia

sin mentiras, sin mañana, sin promesas

sólo tus susurros, sólo mis quimeras

entrelazados como hiedra en primavera

las paredes comentan entre ellas

besos, miradas, caricias

se disfrutan, se gozan, se bailan

revestidos en un nosotros a ritmo de comparsa.

Te quiero...lo sabes, ¿verdad?

"Me lo dices cada vez que me encuentro

con tu mirada.."

Poesía Felina

1/10/ 2012

1 comentario:

marellia dijo...

Una maravillosa poesía..