marzo 19, 2012

Versos

Primavera de tus besos, recuerdos en gotas de néctar de rocío. Sueños por tus ojitos vívidos, momentos eternos cumplidos, tiempo en sentimientos etéreos donde el deseo permanece cual hoja perenne, cual planta que florece todo el año y no me importa esperar año tras año, porque al final te tuve en mis brazos. La pasión no partirá lejos de mi lado, pues te sirvo vivo y enamorado, mas del sueño te tengo cada latido; despierto que dice que a ti te amo, ven, ven conmigo haz de este fuego placer en tu interior. Brota como la lluvia, corre como la fuente, en mi interior siempre presente, sueño tras sueño complaciente. En vida en verso te entrego este beso, mas he empezado este poema pero no se cómo acabarlo si no es con un beso. Por tu pelo vi el sol, por tus ojos un firmamento y en tus labios el fuego caricia tras caricia a este corazón le diste vida. Beso tras beso, regaste cada flor, que creí muerta y que habitaba mi interior. Desde que llegaste pintaste mi existir de color carmín, mas se fue este gris que envolvía cada día de ténue nostalgía, por aquel día, no hay dolor, duelo al pasado en el que perdoné cada recuerdo; te coroné reina de mi sentimiento. Lejos de lo que otros ojos miran con envidia y sin entender, construimos cada peldaño de mundo mágico de escaleras al cielo, ocupamos nuestro lugar en amor sin igual, viendo los pájaros y las flores cantar, el árbol de la vida por nosotros brotar, al rosal de espinas mudar, a la hiedra que tapaba la luz llenarla de flores y color, de jardín de corazón. Luz, luz de mi día y vida que cobijas cada ilusión que meces en tus brazos cada sueño del mágico bosque; eres mariposa y hada, princesa y doncella, eres tú mi vida entera. Ojos tuyos por los que vivo y por sus ventanas miro, vítreo amor díme porque te siento tan perfecta, transparente tu alma para vivir mi corazón a ella amarrada. Vida en color, flor tras flor, carmín de corazón, de tu piel es la arena, de tus ojos es mi tierra, y de cada árbol la madera, vente, vente conmigo princesa a mi vera, déjame alcanzarte cada noche una estrella, darte un mar en un beso, la vida en un susurro en tu oído, déjame pintar en tu corazón cada te amo, y el verso amado, con mi caricia la sonrisa, y en tu piel la mariposa, en tus piernas la lagartija, y el gato que come el ratón, cierro mis ojos y allí estás tu que de madrugada tatuaste en mí que cada día estarías para mí, por ti el deseo de mecerte cada día en beso, de darte el fuego, de mantener vivo este paraíso que tu piel creó y es ahora donde vivo, ven, ven conmigo que te amo más allá del cariño, acaricia de mi sueño el velo para tenerte cada noche al lado mío. Haz volar este amor, florece como flor de abril, en esta vida mía que sin ti ya no sería vida, tómame la mano para perdernos bajo cada árbol de este amor creado, déjame cerrar los ojos y verte llegar, sentirte más alla de una distancia, espacio y tiempo, que no puede con el brillo de lucero de tus ojitos ni con el bosque de los míos, déjame vivir en ti como esencia que admire tu belleza, porque la verdad que mi alma grita y grita, es que desde que te conocí solo vivo por y para ti, porque eres mi mundo, porque creaste vida en este jardín umbrío te encontré y mi vida torció a tu rumbo para tenerte como estrella que me guía. En este mundo del que solo buscaba amor sencillo, te encontré a ti y vida mía fuiste y eres un regalo divino, por el que mi amor, afirmo que siempre seré tuyo.
Sé el tiempo que nunca se fue, sé mi luz en este sendero nocturno como el río y su agua en arrullo, como el viento y su gemido travieso, sé energía sin materia, sé amor sin mesura, belleza sin dolor sé ternura en fuego prendida. Eternidad en tus ojos, mi vida capturada, por tus deseos atravesada. Sé mi alma, mi esencia de tu amor envuelta, de la primavera sé vida polen y flor de mariposa. Sé tú misma porque eres preciosa. Mi ninfa, flor y mariposa, mi hermosa y bella doncella, sé agua del beso, calor en el abrazo, haz de este amor un sueño en color, duerme conmigo y despierta a este corazón que duerme contigo más allá de lo sentido, pues de pasión es placer de tu querer es ver el mío tu imagen cada segundo recorrer, tu cuerpo cada rincón de mi cuerpo hace estremecer, para sentirte bajo mi piel, hacer de tu corazón y el mío un sólo latido. Eso es tenerte a ti en mi vida sentir el cielo cada día.


El Castellano



No hay comentarios: