mayo 08, 2012

¡A masturbarse!

Hoy  anduve hablando de sexo por cada esquina: tuve un taller sobre salud vaginal y salud  en la mañana, y en la tarde, tuve una entrevista con Primera Hora sobre comportamientos sexuales en jóvenes.  Entonces me puse a pensar : "A las mujeres nos han hecho un cuento tan grande que se ha apoderado de nuestras vidas desde la inconsciencia de la cotidianidad.

Esta mañana le pregunté a mi audiencia si podían describirme su clítoris. De las 10 mujeres que había allí, sólo dos me dieron la descripción, las otras ocho, declararon nunca haberse detenido a mirarlo. ¡¡¡¡Nunca habían mirado su clítoris!!!!! Sin embargo, todas habían estado activas sexualmente desde muy temprano en la vida. Durante nuestra vida, las maestras y el Departamento de Salud, se dedicaron a hablarnos de las enfermedades de transmisión sexual, del VIH, de los embarazos no deseados. Nos hablaron desde el miedo mostrándonos fotos de vulvas con una mata de verrugas genitales que parece un bróccoli saliendo de la vagina (cosa que requeriría estar como 10 años sin atención médica), o con laceraciones horripilantes.

Nos mostraron imágenes con penes supurando una sustancia amarillenta, rojos, inflamados, imágenes que con mucha insistencia le quitan a cualquiera las ganas de tener sexo. Claro, sólo por un momento, porque la historia nos ha demostrado que aún viendo esas imágenes, la gente  no ha dejado de tener contacto sexual sin protección. Sin embargo no nos han hablado de las manifestaciones de la sexualidad ni de las prácticas sexuales desde el placer y la responsabilidad. No nos han dicho que puede ser muy erótico tocar a tu pareja, masajearle, masturbarse el uno al otro o la una a la otra, o el uno a la otra, y mucho menos nos han dicho que mientras te proteges no tienes que renunciar al placer que trae consigo "chichar". Tampoco nos hablaron  que las mujeres nos podíamos masturbar, que era costo-efectivo, seguro, necesario y muy pero muy placentero. Así que de adultas y de adolescentes (que es lo que he observado en mi trabajo), escucho a muchas mujeres que no se masturban, que no reciben sexo oral y que tienen muy poco "foreplay" con su pareja.

Entonces estas mismas mujeres están concibiendo su cuerpo como objeto de placer del otro. Muchas adolescentes están teniendo contacto sexual, sin protección y de paso ni siquiera están disfrutando. ¿Mi propuesta? Pues que comencemos a hablar y ofrecer educación sexual con un discurso que no relegue el placer si te proteges, que no se convierta en una renuncia a la satisfacción física y emocional si eres mujer, por el placer del amante. Que aprendamos a jugar con el cuerpo, a conquistar nuestras esquinas y recovecos y a reconocer que esa conquista nos permite la conquista precisamente de quien comparte su cuerpo con nosotras. En honor a mayo, mes de la masturbación, las invito a conocerse, a compartir sus inquietudes, sus miedos, sus preguntas, que al final son cosas que por ser mujeres compartimos. Y a su vez, las invito a mirarse la vulva y a masturbarse, sólo así, el placer será nuestro también.

No hay comentarios: