mayo 04, 2012

¿Y TUS ÁREAS COMO ESTÁN?


Hace varios meses atrás tomé una clase de “Bienestar y Calidad de Vida en la universidad. Me dije a  que era otra clase más sin sentido para robarnos el dinero de la beca. Y realmente, me resultaba  innecesario e incomodo tomar la misma. Adicional a eso, llevaba mucho tiempo mintiéndome a mí misma, diciendo “no soy muy amigable, aunque si puedo ser simpática”, y ya lo había internalizado. Por suerte, me di cuenta que puedo ser amigable, por lo tanto, es algo con lo que estoy rompiendo y realmente me va muy bien. ¡La clase me encantó! Hice un buen amigo con quien me divierto, y gracias a él, he conocido a sus amistades y ahora somos un grupo de jangueo.  Además, hay otros a quienes me encuentro por los pasillos y siempre nos detenemos a tener al menos un intercambio de palabras.

 En esa clase nos dieron una “Rueda del Bienestar”.  El ejercicio consistía en responder unas preguntas otorgándole  números, así como las evaluaciones,  luego, sumar la puntuación de cada área. Al final, se ponía un punto en el número que daba la suma de cada área, y tirar una línea, uniendo todos los puntos, creando un círculo, idealmente, “perfecto”.

No se cuán cierto o efectivo sea esto, mucho menos si esta probado o considerado por los psicólogos. Pero tengo que reconocer que mi círculo no era redondo, ¡parecía una estrella! Las áreas de mi vida no estaban balanceadas entre sí, y aún no lo están. Esta bendita rueda, me dañó el resto de la semana. Me puso a pensar en cosas a las que no le había prestado atención. Mi relación con mis familiares, mis viejas amistades, mis finanzas. Desde ese momento tomé conciencia sobre otras áreas de mi vida a las cuales nunca le había prestado atención, o al menos, no mucha. “Tengo que balancearme” me dije. De ahí salió mi iniciativa en ponerme en contacto con viejas amistades. Hacer llamadas incómodas a mis familiares, pero necesarias.  Hacer las visitas que durante mucho tiempo había pospuesto. Sentarme con todos mis recibos y hacer un bendito presupuesto. Organizarme de una vez y por todas. Decir más sí que no.

Por unas semanas me funcionó, pero al prestarle más atención a esas areas, descuide las otras. Mi salud y mi lado espiritual. La realidad es que cubrir todas las áreas de tu vida, no resulta tarea fácil. Me sentí obligada a crear ese balance, pero la realidad es que lo ideal, pocas veces es real. Hay situaciones inesperadas que no esperan y hay que trabajar con ellas. A veces tenemos  planes, pero no siempre salen . Así que me di el permiso de cubrir todas las áreas en la medida que pueda. Lo importante es que tengo la conciencia sobre esto.

Aquí les dejo una de las versiones. Siempre es bueno hacer una revisión

¿Y TUS ÁREAS COMO ESTÁN?

No hay comentarios: