diciembre 22, 2012



Refúgiate en mi pecho
que tengo espacio adecuado,
abre tus brazos
a la necesidad de mi abrazo
cúbreme fuerte,
cual aguacero de mayo,
y derrámate silente
sin culpas ni pecados
déjame serte la flor del invierno,
sé tu mi sol de verano,
camíname en veredas verdes
sin prisa, sin pausa, sin llanto.
Florece como el roble
entre mis piernas de alabastro.
Mitiga la sed
de mi boca,
de mis labios
alimenta la lujuria en desenfreno,
alimenta mis manos con el látigo
que me veo serpiente
sobre tu cuerpo
danzando
desgranemos el peso y el
paso de los años
como un juego de niños
que quedó adormilado
bajo el árbol del parque
cuando columpiamos sueños
cuando amarse pudo haber sido
un quebranto.

Poesía Felina
12/20/12

No hay comentarios: