abril 07, 2013

Contándote mi historia




Te vi llegar en la distancia
diferente a mis ojos de isla,
tan diferente, tan apuesto
como llegaron ellos.
Fuiste navegando en mis aguas
hasta adentrarte con paso firme.
Penetraste mi vientre arrancando
el oro de mis venas y el caudal
de la inocencia, quedándote arraigado
a la tierra de mi cuerpo
como hicieron ellos.
Mi cuerpo temblaba
al ritmo de tus cadencias
me fui fundiendo hasta quedar
untada de ti.
Fuiste matando las mujeres que me habitan
desgranando las estrellas de mi virgen cielo.
Decías descubrirme
cuando ya yo existía
como dijeron ellos,
cuando ya veía las estrellas
vistiendo mi techo
siendo mi casa un inmenso suelo.
De tu dios me ahogaste
cuando yo ya tenía mi credo
como rezaron ellos,
sin miedo ni vergüenza
me vestían las amapolas
y cadenas de azucenas
perfumaban mi pecho.
Encanto llamaste a mis riquezas
desde que anclaste a mis pies,
han seguido llegando naves a mi puerto
mezclando mi sangre con diversos sexos
y tú me das por conquistada
como reclamaron ellos.
Quinientas diecinueve lunas han pasado
y hoy, hoy me atrevo
después que mataste las mujeres que me habitan
después que despoblaste mi suelo
después que te mezclaste con mi sangre
a expulsarte de mi vientre en armónico orgasmo
a sacarte de mis venas ríos
a llamarte por tu nombre...
Genocida.
 Poesía Felina
2 de abril de 2013

3 comentarios:

La Chela dijo...

FUERTE...CREO QUE VOY A TENER QUE JANGUEAR CONTIGO. REALMENTE BELLO.

La Chela dijo...

FUERTE...CREO QUE VOY A TENER QUE JANGUEAR CONTIGO. REALMENTE BELLO.

La Chela dijo...

FUERTE...CREO QUE VOY A TENER QUE JANGUEAR CONTIGO. REALMENTE BELLO.