diciembre 18, 2014

Aún no es tiempo



Tengo un grito cautivo
desde el vientre a la garganta
no le permito emerger,
no ha llegado la hora
y trago.

Se contorsiona rabioso,
enredadera de espinas,
que se apodera de cada órgano
y lo oprime,
hasta asegurarse
que me falte el aire.

Entonces recuerda
que no está listo,
me libera,
aún me necesita.

Está a destiempo,
yo también
no estoy adecuadamente vestida
para recibirle
para despedirme.

Cómplices
reconocemos
que me lleva la vida
con su vida.


No hay comentarios: