julio 17, 2016

Diálogos interrumpidos




Esta casa derruida, testigo de tantos dramas. Bocas sordas difamantes, sin razón y sin sentido; espejos rotos; sofocantes laberintos; pestilencias, desconsuelo; agua putrefacta que se cuela… bajo el yugo insoportable de esta vida que me sustenta… Grietas gimen para adentro, como reprimiendo el rechazo ingrato, la impotencia, el cansancio y el final …de otra querella, que se te antoje en un espacio vacío donde no existe el tiempo…
Te convoco detrás de cada absurdo, en el lugar donde sé que pernotas, desde ese silencio indecente, que te define..mirándome al desnudo entre fabulas del sol, otro verano más y el solsticio de junio que te deviene. Absorto ante un tiempo diletante que se nos fue . Pero yo aquí incólume…¡Sigo mintiéndole a las azucenas, en mi soledad!
Doris Melo
2016

No hay comentarios: