Herramientas Escritura





 Las 50 preguntas mas comunes en una entrevista de trabajo



1. Hábleme de usted...
26. ¿Prefiere un ambiente de trabajo competitivo o de colaboración?
2.  ¿Cómo supo de nosotros?
27. ¿Qué importancia da Ud. a sus estudios?
3. ¿Qué sabe de nuestra empresa y qué aspectos le gustaría conocer en mayor profundidad?
28. ¿Por qué eligió su carrera?
4. ¿Cree que su elección fue positiva?
29. ¿Por qué quiere trabajar con nosotros?
5. ¿Cuál era su asignatura preferida? ¿Y la que menos le gustaba?
30. ¿Qué espera de este puesto de trabajo?
6. Si pudiera dar marcha atrás, ¿volvería a estudiar lo mismo?
31. ¿Confía en su capacidad para ocupar el puesto?
7. ¿Qué es lo que más le interesa y lo que menos del puesto de trabajo ofrecido?
32¿Compaginaba sus estudios con actividades extra-académicas? ¿Cuáles?
8. ¿Por qué ha elegido este sector de actividad para desarrollar su carrera profesional?
33. ¿Piensa continuar estudiando?
9. ¿Cómo va a evolucionar, a su juicio, el sector en el que trabajamos?
34. ¿Qué aspectos de su formación podría aplicar al puesto?
10. ¿No se encontraría mejor en una empresa más grande  o pequeña?
35. ¿Qué formación considera necesaria para su capacitación profesional?
11. ¿Qué cree que podemos aportarle profesionalmente?
36. ¿Cómo se defiende en inglés/francés?
12. ¿Qué puede aportarnos a nosotros?
37. ¿Se considera Ud. un líder? ¿Por qué?
13.¿En que se diferencia de los demás candidatos?
38. ¿Cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles?
14. Si le contratamos, ¿cuánto tiempo permanecerá con nosotros?
39. ¿Cuál es su mejor cualidad y su peor defecto?
15.¿Qué salario quiere recibir?
40.. ¿Cuáles han sido sus éxitos o realizaciones más destacadas?
16. ¿Estaría dispuesto a viajar o a trasladarse a otro lugar?
41. ¿Cómo se enfrenta a los problemas?
17. ¿Cómo ve su futuro profesional?
42.. ¿Cuál ha sido la etapa más importante de su vida?
18. ¿Cuáles son sus objetivos profesionales a medio largo plazo?
43. ¿Cómo se relaciona Ud. con los demás?
19. ¿Cree que sus objetivos son realistas?
44. ¿Tiende al diálogo o a la discusión?
20. ¿Cuáles cree Ud. que son las claves del éxito profesional?
45. ¿Se considera Ud. creativo? ¿Por qué?
21. ¿Tiene dotes de mando?
46. ¿Cómo suelen describirle los demás?
22. ¿Puede trabajar bajo presión?
47. ¿A qué dedica su tiempo libre?
23. ¿Prefiere trabajar en equipo o individualmente? ¿Por qué?
48. ¿Qué es lo que más te gusta hacer?
24. ¿Cuál sería para Ud. el trabajo ideal?
49. ¿Qué espera Ud. de la vida?
25. ¿Qué es para Ud. lo más importante en un empleo?
50. ¿Tiene alguna pregunta relacionada a la entrevista que se le acaba de hacer?


 ---


 El bosquejo


A continuación vemos un ejemplo de los números y letras utilizados en un bosquejo clásico.
Título
  1. idea principal
    1. primera idea de apoyo
      1. primer detalle relacionado
      2. segundo detalle relacionado
        1. información adicional acerca de este detalle específico
        2. más información relacionada con este mismo detalle
    2. segunda idea de apoyo
      1. primer detalle relacionado
        1. información adicional acerca de este detalle específico
        2. más información relacionada con este mismo detalle
        3. más información
      2. segundo detalle relacionado
  2. idea principal
    1. primera idea de apoyo
      1. detalle relacionado
      2. más detalles
        1. información adicional acerca de este detalle específico
        2. más información relacionada con este mismo detalle
      3. más detalles
    2. segunda idea de apoyo
      1. detalle relacionado
      2. más detalles
    3. tercera idea de apoyo
      1. detalle relacionado
      2. más detalles
        1. información adicional
        2. información adicional
        3. información adicional
Los bosquejos formales siempre deben seguir estas tres simples reglas.
  1. Cada nivel de ideas debe aparecer por lo menos dos veces. Es decir, cada I tiene un II (y tal vez un III); cada A tiene una B (y quizás una C); cada 1 tiene un 2 (y tal vez un 3).
  2. Al moverse verticalmente hacia abajo dentro del bosquejo (I a la A al 1 a la a) se va de lo general hacia lo específico.
La información presentada en diferentes categorías del mismo nivel (es decir, I, II y III o A, B y C) debe ser del mismo nivel de importancia

 ---

Uso de la coma

La coma (,) indica una pausa breve que se produce dentro del enunciado.

Orientación de uso

Ejemplos
Se emplea para separar los miembros de una enumeración, salvo que vengan precedidos por algunas de las conjunciones y, e, o, u.
Es un chico muy reservado, estudioso y de buena familia.
Acudió toda la familia: abuelos, padres, hijos, cuñados, etc.
¿Quieres café, té o un refresco?
Cuando los elementos de una enumeración constituyen el sujeto de la oración o un complemento verbal y van antepuestos al verbo, no se pone coma detrás del último.
El perro, el gato y el ratón son animales mamíferos.
De gatos, de ratones y de perros no quiero ni oír hablar.
Se usa coma para separar miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado, a excepción de los  casos en los que medie alguna de las conjunciones y, e, ni, o, u.
Estaba preocupado por su familia, por su trabajo, por su salud.
Antes de irte, corre las cortinas, cierra las ventanas, apaga las luces y echa la llave.
Sin embargo, se coloca una coma delante de la conjunción cuando la secuencia que encabeza expresa un contenido (consecutivo, de tiempo, etc.) distinto al elemento o elementos anteriores.
Pintaron las paredes de la habitación, cambiaron la disposición de los muebles, y quedaron encantados.
También cuando esa conjunción está destinada a enlazar con toda la proposición anterior, y no con el último de sus miembros.
Pagó el traje, el bolso y los zapatos, y salió de la tienda.
Siempre será recomendable el empleo de la coma cuando el período sea especialmente largo.
Los instrumentos de precisión comenzaron a perder exactitud a causa de la tormenta, y resultaron inútiles al poco tiempo.
En una relación cuyos elementos están separados por punto y coma, el último elemento, ante el que aparece la conjunción copulativa (esto es, “que liga y junta dos cosas”), va precedido de coma o punto y coma.
En el armario colocó la vajilla; en el cajón, los cubiertos; en los estantes, los vasos, y los alimentos, en la despensa.
Con gran aplomo, le dijo a su familia que llegaría a las tres; a sus amigos, que lo esperasen a las cinco; y consiguió ser puntual en los dos casos.
Se escribe una coma para aislar el vocativo (“llamar o invocar a una persona o cosa”) del resto de la oración.
Julio, ven acá.
He dicho que me escuchéis, muchachos.
Cuando el vocativo va en medio del enunciado, se escribe entre dos comas.
También cuando se interrumpe el sentido del discurso con un inciso aclaratorio o incidental, sobre todo si este es largo o de escasa relación con lo anterior o posterior.
Para intercalar algún dato o precisión: fechas. lugares, significado de siglas, el autor u obras citados.
Cuando dentro de un enunciado o texto que va entre paréntesis es preciso introducir alguna nota aclaratoria o precisión.
Para encerrar aclaraciones o incisos que interrumpen el discurso. En este caso se coloca siempre una raya de apertura antes de la aclaración y otra del cierre al final.
Estoy alegre, Isabel, por el regalo.
a)     Aposiciones (“reunión de dos o más sustantivos sin conjunción”) explicativas.
En ese momento Adrián, el marido de mi hermana, dijo que nos ayudaría.
b)     Las proposiciones adjetivas explicativas.
Los vientos del Sur, que en aquellas abrazadas regiones son muy frecuentes, incomodan a los viajeros.
c)     Cualquier comentario, explicación o precisión a algo dicho.
Toda mi familia, incluido mi hermano, estaba de acuerdo.
d)     La mención de un autor u obra citados.
La verdad, escribe un político, se ha de sustentar con razones y autoridades.
Cuando se invierte el orden regular de las partes de un enunciado, anteponiendo elementos que suelen ir pospuestos, se tiende a colocar una coma después del bloque anticipado. No es fácil establecer con exactitud los casos en que esta anteposición exige el uso de la coma. Pero frecuentemente puede aplicarse esta norma práctica:

a)     Si el elemento antepuesto admite una paráfrasis con en cuanto a, es preferible usar coma.
Dinero, ya no le queda. (Es posible decir: En cuanto al dinero, ya no le queda).
b)     Si, por el contrario, admite una paráfrasis con es lo que o es el que no se empleará coma.
Vergüenza debería darte. (Equivalente a: Vergüenza es lo que debería darte).
También suele anteponerse una coma a una conjunción o locución conjuntiva que une las proposiciones de una oración compuesta, en los casos siguientes:

a)     En las proposiciones coordinadas adversativas (“que denotan oposición”) introducidas por conjunciones como pero, más, aunque, sino.
Puedes llevarte mi cámara de fotos, pero ten mucho cuidado.
Cogieron muchas cerezas, aunque todas picadas por los pájaros.
b)     Delante de las proposiciones consecutivas introducidas por con que, así que, de manera que….
Prometiste acompañarle, con que ya puedes ir poniéndote el abrigo.
El sol me esta dando en la cara, así que tendré que cambiarme de asiento.
c)     Delante de proposiciones causales lógicas y explicativas.
Es noble, por que tiene un palacio.
Están en casa, pues tienen la luz encendida.
Los enlaces como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, quizás, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma.
Por consiguiente, no vamos a tomar ninguna resolución precipitada.
No obstante, es necesario reformar el estatuto.
Efectivamente, tienes razón.
Cuando estas expresiones van en medio de la oración, se escriben entre comas.
Estas dos palabras son sinónimas, es decir, significan lo mismo.
Tales incidentes, sin embargo, no se repitieron.
Este tipo de accidentes están causados, generalmente, por errores humanos.
Si los bloques relacionados mediante estos enlaces forman parte de la misma oración compuesta escrita entre puntos, se suelen separar con punto y coma colocado delante del enlace, al que seguirá una coma.
Se suele colocar punto y coma, en vez de coma, delante de conjunciones o locuciones conjuntivas como pero, mas y aunque, así como sin embargo, por tanto, por consiguiente, en fin, etc., cuando los períodos tienen cierta longitud y encabezan la proposición a la que afectan.
Si los bloques no son muy largos, se prefiere la coma.
Si los períodos tienen una longitud considerable, es mejor separarlos con punto y seguido.

En los casos en que se omite un verbo, por que ha sido anteriormente mencionado o porque se sobreentiende, se escribe en su lugar una coma.
El árbol perdió sus hojas; el viejo, su sonrisa.
Los niños, por aquella puerta.
En matemáticas, un genio; para la música, bastante mediocre.
En las cabeceras de las cartas, se escribe coma entre el lugar y la fecha.
Santiago, 8 de enero de 1999.
Se escribe coma para separar los términos invertidos del nombre completo de una persona o los de un sintagma (que integran una lista (bibliografía, índice,…).
  BELLO, Andrés: Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos.
   CUERVO, Rufino José: Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana.
–construcción, materiales de
–papelería, artículos de

Uso del punto y coma
El punto y coma (;) indica una pausa superior a la marcada por la coma e inferior a la señalada por el punto.
Se utiliza en estos casos:
Orientación de uso
Ejemplos
Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas.
La chaqueta es azul; los pantalones, grises; la camisa, blanca; y el abrigo, negro.
Cada uno de los grupos de trabajo preparará un taller: el primer grupo, el taller de cerámica; el segundo, el taller de telares; el tercero, el taller de cestería.
Para separar proposiciones yuxtapuestas, especialmente cuando en estas se ha empleado la coma.
Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche; hubo que establecer turnos.
La muchacha gozaba, corría hacia su casa; sus padres acababan de llegar.
La situación económica de la empresa, agravada en los últimos tiempos, era preocupante; se imponía una acción rápida y contundente, si se deseaba salvar los puestos de trabajo.
A las cinco de la madrugada aún había luz en la habitación; seguramente, se había quedado dormido leyendo.
En muchos de estos casos se podría optar por separar los períodos con punto y seguido. La elección del punto y seguido o del punto y coma depende de la vinculación semántica que existe entre las oraciones o proposiciones. Si el vínculo es débil, se prefiere usar un punto y seguido;  mientras que, si es más sólido, es conveniente optar por el punto y coma.
También sería posible separar los mencionados períodos con dos puntos, puesto que casi siempre subyacen las mismas relaciones expresadas. (No olvidemos que se emplean los dos puntos para conectar oraciones o proposiciones relacionadas entre sí sin necesidad de utilizar otro nexo).

Se suele colocar punto y coma, en vez de coma, delante de conjunciones o locuciones conjuntivas como pero, mas, y, aunque, así como sin embargo, por tanto, por consiguiente, en fin, etc., cuando los períodos tienen cierta longitud y encabezan la proposición a la que afectan.
Su discurso estuvo muy bien construido y fundamentado sobre sólidos principios; pero no consiguió convencer a muchos de los participantes en el Congreso.
Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.
Las últimas pruebas que han llegado de la imprenta parecen muy limpias; por lo tanto, creo que no tardaré mucho en revisarlas y devolverlas.
Los enlaces como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, quizás, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma.

Si los bloques no son muy largos, se prefiere la coma.
Vendrá, pero tarde.
Lo hizo, aunque de mala gana.
Asimismo, si los períodos tienen una longitud considerable, es mejor separarlos con punto y seguido.
Este verano, varios vecinos del inmueble tienen previsto poner en venta sus respectivas viviendas. Por consiguiente, son previsibles numerosas visitas de posibles compradores.

Uso de los puntos suspensivos
Los puntos suspensivos () suponen una interrupción de la oración o un final impreso.
Orientación de uso
Ejemplos
Después de los puntos suspensivos, cuando cierra un enunciado, se escribe mayúscula.
El caso es que sí lloviese… Mejor no pensar cosa tan improbable.
Estamos ante un bosque mediterráneo de encinas, alcornoques, pinos… Bajo estos árboles es fácil encontrar níscalos en otoños lluviosos.
Cuando los puntos suspensivos no encierran un enunciado y este continúa tras ellos, se escribe minúscula.
Estoy pensando que… aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.
Se usan los puntos suspensivos al final de enumeraciones abiertas o incompletas, con el mismo valor que la palabra etcétera.
Su tienda es como la de los pueblos, donde venden de todo: comestibles, cacharros, ropas, juguetes….
Puedes hacer lo que te apetezca más: leer, ver la televisión, escuchar música…
Cuando se quiere expresar que antes de lo que va a seguir ha habido un momento de duda, temor o vacilación.
Iré; no iré… Debo decidirme pronto.
Espero una llamada del hospital… Seguro que son buenas noticias.
No sé… Creo que… bueno, sí, me parece que voy a ir.
En ocasiones, la interrupción del enunciado sirve para sorprender al lector con lo inesperado de la salida.
Se convocó a una junta, se distribuyeron centenares de papeles anunciándola y, al final, nos reunimos… cuatro personas.
Para dejar un enunciado incompleto y en suspenso.
Fue todo muy violento, estuvo muy desagradable… No quiero seguir hablando de ello.
Cuando se reproduce una cita textual, sentencia o refrán, omitiendo una parte.
En ese momento de indecisión, pensé: Más vale pájaro en mano…” y acepté el dinero.
El escolar recitaba muy solemne: “Con diez cañones por banda…”
Se escriben tres puntos dentro de paréntesis (…) o corchetes […] cuando al transcribir literalmente un texto se omite una parte de él.
Yo fui loco y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha y soy agora […] Alonso Quijano el Buen

Combinación de los puntos suspensivos con otros signos
Orientación de uso
Ejemplos
Tras los puntos suspensivos no se escribe nunca punto. Sin embargo, si pueden colocarse otros signos de puntuación como la coma, el punto y coma, y los dos puntos.
Cuando decidas los colores, las telas, el tipo de mobiliario…, ven a verme y haremos un mobiliario.
Pensándolo bien…: mejor no se presente.
Ya habían llegado los libros, los ordenadores, el papel…; al día siguiente empezaría a trabajar.
Los signos de interrogación y exclamación se escriben delante o detrás de los puntos suspensivos, dependiendo de que el enunciado que encierran esté completo o incompleto.
¿Me habrá traído los libros?…Seguro que sí.
¡Sí te dije que…! Es inútil, nunca haces caso a nadie.
Nota:
Tanto la coma, el punto y coma y los dos puntos como los signos de interrogación y exclamación se escribirán inmediatamente, sin un espacio que los separe de los puntos suspensivos, tal y como se muestra en los ejemplos anteriores.