¿Por qué Ovarios de Acero?



Ovarios de Acero es un espacio libre que invita a las mujeres a publicar sus ideas a través del estilo que les guste: poesía, ensayo, cuento, relato entre otros. Es un espacio que no juzga o requiere que seas una escritora profesional, solo debes ser mujer y tener el genuino deseo de crear y compartir. El concepto del blog, mayormente recoge una sola voz, pero Ovarios de Acero propone recoger todas las voces posibles. De esta forma creamos una antología de lecturas maravillosas y una diversidad sin límites.


Compartir historia es la finalidad. Estas, narradas en diferentes estilos por diferentes mujeres.  La energía creadora que mueve a estas mujeres a descorrerse el velo para ver las cosas como son y mostrarlas de la misma forma, emana de la Voz del amor que vive en cada una.

¿Por qué Ovarios? Porque es ahí donde se encuentra nuestra primera base de datos.  El ovario es la cavidad donde viven los óvulos y el óvulo guarda en sí mismo toda nuestra historia genética. Es semilla que se conforma de la historia de cada una de nosotras y los que nos han precedido. Por otra parte, no podemos minimizar el hecho de que es material creativo que asegura lo que conocemos como la existencia humana.  

¿Por qué de Acero? Conlleva una explicación más detallada. Comencemos por aclarar que la mayoría de los acontecimientos de la sociedad humana se escriben con sudor, lágrimas o sangre; en muy pocas ocasiones se escribe de otra forma. Estos eventos crean giros en la humanidad, ya sea en un país, en un barrio, en tu casa o en tu vida.  En mi caso, los sucesos que me marcan: ¡me transforman! no tengo manera de evitarlo y tampoco quiero hacerlo. Cada transformación me hace diferente a lo que fui en un principio, y eso para mí es crecimiento. ¡Claro está,  no todas las transformaciones son necesariamente positivas ab initio! Eventualmente, con grandes dosis de amor y reflexión, comenzamos a eliminar el veneno y a quedarnos con el antídoto. Es este intercambio de “fluidos anímicos” lo que da comienzo a la metamorfosis. El cambio inevitable de la piel del corazón, del alma y de la mente. Acaso mis amadas lectoras, te enamoras, sientes o piensas hoy igual que hace, digamos un año, un mes, o un día atrás, sobre los asuntos de la vida…¿claro que no? ¡No nos llamemos a engaño, tú has cambiado, y yo también! Ya no lloras por las mismas razones, ya no ríes por las mismas razones, ya no amas por las mismas razones. En el camino, has estado en muchas ocasiones “bajo fuego”, ya sea en la casa, en la escuela, en la universidad, en el trabajo, hasta en el supermercado. Ese fuego ya no te asusta y me atrevería a decir que ya no te quema tan fácilmente, ¿sabes por qué? Porque cuando mudamos la piel, la nueva piel sale más fuerte, más resistente y sin ánimo de caricaturizarlo, pudiera concluir que esa nueva “piel” es de Acero. Es una nueva estructura de construcción. No quiere decir esto bajo ninguna circunstancia que hemos dejado de sentir, nada más lejos de la verdad.  Afirmo que hemos “aprendido” a sentir. A catalogar lo que vale la pena y lo que no. A exigir nuestro espacio y que nuestra Voz sea escuchada. A no entregar una lágrima a lo que no lo merece, ni una sonrisa a lo que no lo genera. Es realmente una transformación a ser una persona más genuina y consciente, de lo que vino a hacer al mundo y lo quiere hacer de él. Ya no nos aguantamos, cuando reconocemos que es mejor soltarnos y viceversa.

Como todo lo humano, esta nueva piel, trae consigo nuevas responsabilidades y nuevos dolores. Recuerda que mientras juegas el papel de los demás, desaparece tu yo interno: pero cuando decides jugar tu propio papel en la vida, los críticos fundamentalitas, anacrónicos y cavernarios te perseguirán, intentarán capturarte y llevarte ante un jurado (que no debe sorprenderte saber que estará compuesto por hombres y mujeres) guiados por la desconfianza, la cobardía y el desamor. Sin embargo, mantendrás la calma…eres la única llamada a proteger tu nueva piel, tu fuego, tu semilla, tu destino. Tu defensa, la contraparte: la confianza, la valentía y grandes dosis de amor.

Estas nuevas responsabilidades no siempre atraen a las mujeres a querer “morir” a la imagen de “buena, amable, aceptada” aunque sepan que van tomando el color gris verdoso de la muerte poco a poco, y que en algún momento ellas mismas no sabrán lo que son, ni para que vinieron, pero están dispuestas a rasgar los lazos con su propia naturaleza a cambio de una “seguridad social o económica”. Luego no entienden porque se sumergen en letargos cargados de tristezas sin explicación…no saben que es su propia Voz que desde el destierro, llora su propia muerte emocional ante el cuerpo descompuesto de la materia creativa.

Oh, hermana querida, la creación en la casa de la Represión es un acto casi imposible. Pero no todo está perdido, sabes por qué? Porque tu tienes la llave para salir de esa casa, en un acto de valentía fundamentalmente alimentado por el amor. Ser valiente no significa ser temeraria, Ser auténtica no significa ser prepotente, Ser espontánea no significa ser imprudente. Cuando escuchas tu Voz, comienzas a entender el balance de las cosas, cuando percibes las piedras en el camino, no las maldices, sino que danzas entre ellas.  Yo no quiero llorar, yo quiero crear. Te invito a que volvamos a la tradición de la narración, a compartir los conocimientos con el fin de crecer juntas, ahora nosotras somos las que reescribiremos la historia, no lo hará el invasor esterilizador. Tu Voz puede ser de dirección para otras, así que hagamos marcas en el camino para que las compañeras que vienen tras nosotras puedan alcanzar metas mas altas en menos tiempo, con menos lágrimas, dando a luz una nueva generación. Postulo que quiero y puedo darle dirección a mi energía creadora.  Mis semillas están protegidas bajo mi nueva piel y germinando… 

Tercer Piso